Saramago se vistió con los harapos de la libertad, en México se adhirió al zapatismo, ninguna causa justa le fue ajena, su compromiso estuvo con los desposeídos.

El otoño siempre es un poco melancólico, al menos así se ha dibujado en el imaginario, su señuelo es la antesala a días de reflexión.