Las actuales caravanas de centroamericanos y caribeños hacia el “sueño americano” van dejando luz sobre la forma en que el Gobierno mexicano ha adaptado la política de expulsión y desprecio implementada por el imperio estadunidense.