Cuando a finales de 2019 se tuvieron las primeras noticias de la aparición de un nuevo coronavirus en la ciudad china de Wuhan, nadie calculó la rápida expansión de la enfermedad causada por el organismo, ni las implacables consecuencias para la vida de la inmensa mayoría de los habitantes del planeta.