Saramago se vistió con los harapos de la libertad, en México se adhirió al zapatismo, ninguna causa justa le fue ajena, su compromiso estuvo con los desposeídos.