Lejos se ven esos tiempos en donde se le apostaba a la cultura y las artes como herramienta de sensibilización para el pueblo. mexicano —ahora solo nos preocupamos por obras de cemento, dejando, como en los viejos tiempos de los emperadores, sobresaltar la figura del gobernante y no la del pueblo