La filosofía, a pesar de todas las “gloriosas” advertencias de su obsolescencia en un mundo de datos, tecnología e hiper racionalidad, tiene mucho que celebrar en este 2021, porque se resiste, persiste y nutre de las cualidades esenciales del ser humano.