Entre la tecnología, las pandemias y la inteligencia artificial, el ser humano olvidó el origen de su destino y se dirige con una inconsciencia brutal, al abismo de la extinción de la especie.