Las corporaciones farmacéuticas de las grandes potencias, ávidas de una ganancia segura y suculenta, se lanzaron en una carrera internacional desenfrenada para ser los primeros en encontrar la vacuna salvadora, olvidándose de la cooperación internacional, la solidaridad colectiva y de los intereses del público global.