Traigo dos historias, dos historias preciosas pero que casi, casi, no tienen nada que ver una con la otra salvo porque las dos se refieren al teatro