Las autoridades estadounidenses decidieron mantener a Cuba en esa lista, bajo la presión de elementos de extrema derecha asentados en el aquel país y que buscan asfixiar a la mayor de las Antillas por cualquier vía.