Muchas caras maquilladas de Calaca en la noche de muertos, rostros de múltiples nacionalidades se unen al festejo de invocar a los que se han ido. Parece ser que a la Ciudad Luz le ha gustado abrir sus puertas y recibir a los habitantes del Mictlán.