No sabía lo que es “blackface”. Desconocía la importancia que tenía en Estados Unidos cuando hace unos meses inscribí mi performance El Capitalismo me ha salvado la vida en un Festival de arte contemporáneo en Nueva York y la respuesta del curador causó un terremoto en la manera de concebir mi obra.

“Dejad que los pájaros se acerquen a mí” parece estar diciendo el cantaor Antonio Mairena congelado en metal, mientras una paloma se posa en su cabeza.