Este año, el festival de cine alemán Max Öphuls Preis ofrecía una edición muy peculiar, marcada por el formato online. Ninguna novedad, a la vista de cómo está el panorama mundial, pero aún así muchos de nosotros nos preguntábamos: “¿Cómo será? ¿Funcionará igual de bien? ¿Todas las películas desde la pantalla del ordenador? Qué espanto…”