Cosme Proenza; de Tacajó al mundo

Foto: Autorretrato, óleo en tela.

El maestro Cosme Proenza, regresará a Tacajó, un pueblito del municipio holguinero de Báguanos, como nunca lo hubiéramos querido. Allí nació hace 74 años y allí reposaran sus cenizas. Cuánto duele la muerte de un extraordinario artista que legó una huella muy personal a las artes plásticas cubanas de nuestro tiempo,

Cosme se graduó en la Escuela Nacional de Artes, y obtuvo una beca para perfeccionar estudios, el Master en el Instituto de Bellas Artes de Kiev, Ucrania. 

 Regresó a Holguín y desde esa urbe oriental entregó en el tiempo imágenes estremecedoras,

Su principal línea de trabajo consistió en reapropiarse de las técnicas y composiciones de los clásicos del arte universal. Muchos recordaran el impacto de la exposición que a mediados de los 70 desplegó en una galería de arte holguinera a base de recrear la impronta de Goya y Da Vinci.

Hizo suyos los códigos del barroco y el expresionismo; descifró los misterios de los mitos y las alucinaciones religiosas; ´pero siempre transitó por las coordenadas de la luz de su tierra. Es decir, el mundo del arte universal entro en sus pinturas, dibujos, murales e ilustraciones como si se tratara de un territorio propio, a lo Cosme Proenza, sin lugar a equívocos.

Entre sus exposiciones personales más significativas figuran las series Manipulaciones que expuso en México y España entre 1992 y 1993, sus Boscomanías (I y II), vistas en La Habana, Maracaibo y San José de Costa Rica; la Antología personal que llevó al convento de San Francisco de Asís en 1998 y Voces del Silencio al Museo Nacional de Bellas Artes en 2002, esta última sin lugar a dudas una de las exposiciones que ómayor cantidad de público en su inauguración. Participó en numerosas exposiciones colectivas, entre ellas una en la Biblioteca Nacional José Martí y muy comentadas; Doce cuentos peregrinos, de Gabriel García Márquez en Casa de las Américas (1995), y Homenaje a Lennon, en la Biblioteca Nacional José Martí (2001). En el proyecto de 2003, en memoria a José Martí, participó con su obra Cultivo una rosa blanca, de su colección personal.

Los murales holguineros forman parte de la memoria visual de la ciudad, como los que ambientan el Hotel el Bosque, del Hotel Sol del Atlántico en Guardalavaca, de la Delegación Provincial del Ministerio de Comunicaciones y Tele Cristal y el que dedicó a Celia Sánchez en la Escuela de Trabajadores Sociales.

Miembro de la UNEAC, su obra halló cabida en la Galería Villa Manuela con la exposición Divertimentos (2008), la apreciación suscrita entonces cobra vigencia: porque las pinturas y dibujos de Cosme, seducen e inquieta, la pupila del espectador queda atrapada por la explicita profusión de la línea y el volumen y a la vez sobrecogen por el poderoso impacto de la figuración,

Al presentar el libro, Cosme Proenza; obras 1993-2004, el poeta Miguel Barnet expresó: Pocas obras de arte cubano muestran un virtuosismo tan inusual, pocos libros caen en las manos como un regalo de Zeus y Afrodita, rociados del agua pura y celestial que es fuente de la obra de Cosme Proenza.

Cosme y su obra merecen un bien ganado lugar en el arte, resulta difícil en tan poco espacio condensar la vida y obra de tan preciado artista, de quien el Papa Juan Pablo en su visita a Cuba recibió una obra, acreedor de numerosas distinciones y Premios nacionales e internacionales.

Hoy lo despido con las palabras que de él y su obra manifesté en 1996 y que aparecen incluidas en Cosme. Obras 1993-2004: «La capacidad de fabulación del pintor holguinero resiste la más exigente observación: es pulcro, depuradamente técnico en los detalles, pero eso es únicamente el soporte para el tejido de metáforas visuales de increíble fuerza expresiva, tanto que más que un viaje a los orígenes de la pintura estas obras parecen adelantar los atribulados sueños de una zona del futuro«

Virginia Alberdi Benítez
Nació en La Habana el16 de septiembre de 1947. Es crítica de Arte y Curadora. Dirige la Galería de Arte Villa Manuela de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Formó parte del equipo de la Editorial ARTECUBANO, del Consejo Nacional de las Artes Plásticas de Cuba. Ha colaborado con varias publicaciones especializadas de Europa y América Latina, y ha impartido conferencias en Beirut, Barcelona y Mérida (Yucatán). Ha sido curadora invitada de la galería Artemorfosis, de Zurich. Más de una veintena de artistas le han solicitado sus contribuciones en sus catálogos personales.