El Marentismo y su relación con la Universidad Nacional del Sureste

mediateca.inah,gob.mx

El 1º de febrero de 1952, tomó posesión como gobernador del estado de Yucatán, Tomás Marentes Miranda; su ascenso a la máxima magistratura de la entidad marcaría el final de los gobiernos socialistas del sureste y la entrada de la entidad del sistema político mexicano donde los gobernadores, ya no serían escogidos por las elites políticas locales sino directamente por la presidencia de la república. El gobierno de Marentes sería conocido con el nombre popular de “Marentismo”, este régimen marcaría el inicio de los sexenios priistas en Yucatán.

El Marentismo, desde antes y durante el mismo, tuvo ciertas fricciones con la rectoría de la máxima casa de estudios del sureste. Esto debido a que el Dr.  Eduardo Urzaiz entonces rector de la Universidad Nacional del Sureste (UNS) y Tomás Marentes Miranda, primero candidato y después gobernador constitucional del estado de Yucatán, tuvieron diferencias, pues desde el principio Urzaiz no aceptaba a Marentes y desde de la precampaña mostró abiertamente su preferencia por los candidatos socialistas y su rechazó a Tomás Marentes.

Cuando en 1951, José González Beytia se ve en la necesidad de renunciar a la gubernatura al no aceptar la posible candidatura de Marentes, una de las principales instituciones opositoras al próximo régimen era la UNS. Durante los días previos a la designación del candidato oficial del gobierno del Estado, el Dr. Eduardo Urzaiz, junto otras importantes personalidades del Partido Socialista del Sureste (PSS), como Leopoldo Peniche Vallado y Humberto Lara y Lara, entre otros, mostraron su apoyo a los posibles candidatos locales a suceder a Humberto Esquivel Medina como gobernador. Finalmente, el 3 de octubre de 1951, en una reunión en la Casa del Pueblo se eliminó al PSS y Tomás Marentes Miranda fue designado como candidato oficial, pero por el PRI.

Durante la campaña a la gubernatura de Tomás Marentes Miranda, la comunidad universitaria fue uno de los grupos opositores al candidato, a tal extremo que los estudiantes de la Preparatoria No. 1 y de las facultades de Derecho y Medicina fueron de los máximos críticos a Marentes durante el proceso electoral y su posterior gobierno.

Finalmente, Tomás Marentes Miranda tomaría posesión como gobernador y en muestra de intentar limar asperezas con la Universidad invitaría a su ceremonia de investidura al Dr.  Carlos Urzaiz y juntos inaugurarían las instalaciones del actual edificio de la Facultad de Medicina, dando un claro mensaje de reconciliación entre la casa de estudios y el gobierno del Estado.

Durante el desarrollo del Marentismo hubo una serie de disputas entre el régimen y la comunidad universitaria. Esto debido que a mediados de 1952 y principios de 1953, el gobierno Marentista implementó un recorte presupuestal del 68% a esta casa de estudios, ocasionando que muchos universitarios perdieran sus becas y la posibilidad de seguir estudiando. También, otro aspecto negativo para la comunidad universitaria fue que Marentes intento cambiar desde la constitución del estado la educación socialista impartida por la UNS, lo cual ocasionó el levantamiento de los universitarios contra el gobierno el Estado.

El 23 de mayo de 1953, los estudiantes junto con otros sectores iniciaron una fuerte protesta contra el régimen de Marentes en varios puntos de la Ciudad de Mérida. Primero fueron al, hoy, Parque de la Paz, en aquel entonces llamado Parque Tomás Marentes Miranda, donde retiraron la placa alusiva a esa leyenda.  Después protestaron frente al edificio de la entonces Facultad de derecho, lo que es ahora el edificio central de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY); y concluyeron frente al Palacio de Gobierno, sede del poder ejecutivo de la entidad, esta mega protesta terminó siendo reprimida violentamente por la policía estatal y municipal.

Finalmente, el 1º de junio de 1953, presionado por la federación, Tomás Marentes Miranda es obligado a pedir licencia y a renunciar a la gubernatura del Estado. El Marentismo se caracterizaría por tener una relación complicada con la máxima casa de estudios, lo cual sentaría las bases de las relaciones tensas con las posteriores administraciones estatales. Hoy, en día es casi desconocida la historia del Marentismo con la UNS, pero como buenos yucatecos tenemos que tenerla presente, porque es un hecho importante de nuestra historia.  

Félix Agustín Alpuche Sosa
Licenciado en Historia por la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY). Titulado con la monografía: “El Marentismo en Yucatán,1951-1953”, tiene varias conferencias y ponencias en la Feria Internacional de Lectura Yucatán (FILEY). Tiene varios artículos en revistas locales y diarios locales en los que destacan: “El Marentismo: la entrada formal de Yucatán al Sistema Político Mexicano, 1951-1953” y “La caricatura política durante el Marentismo en Yucatán: 1951-1953” ambos publicados en la revista de la UADY y en el Diario de Yucatán, en el Diario Informe y el Diario Por Esto!, publicaciones tales: el artículo “Peto, un pueblo emblemático del sur de Yucatán” publicado en el Diario Por Esto! En Mérida, Yucatán, México el 28 de abril de 2020; el artículo “La caricatura política en Yucatán, El caso del régimen marentista” publicado en el Diario de Yucatán en Mérida, Yucatán, México el 29 de noviembre de 2020; y el artículo “Tensiones entre el Marentismo y la Universidad Nacional del Sureste” publicado en el Diario Informe Fracto en Mérida, Yucatán, México el 8 de abril de 2021. Además, cuenta con cursos de didáctica y docencia y un diplomado. Además, es ganador del reconocimiento “Historiador Pedagógico 2022” otorgado por la Facultad de Antropología de la UADY. Actualmente está adscrito al Subsistema de Secundarias Técnicas de la Secretaria de Educación Pública del Estado de Yucatán (SEGEY) como profesor de historia.