Leer a Elena Garro es transportarnos a un universo lleno de colores con sabor a México, al mundo indígena, al sentimiento femenino, a tristeza, a exilio, pero también acercarnos a un manejo del tiempo dentro del tiempo.