Aquí, sin norma ni medida, el aire, líquido del tiempo...