Un año siete meses han transcurrido y estoy resguardada en mi casa; sin embargo, he sido abrumadoramente libre a través de los libros, los cuales, como dijo Jorge Luis Borges, “son extensión de la memoria y de la imaginación”.