El ser humano se pierde sin cultura: el analfabetismo, la incultura y la procrastinación, son bestias que gobiernan nuestras familias y curiosamente no es un problema de capacidad intelectual, solo estamos desenfocados, no sabemos que no sabemos.