(...) Desde fuera habían seguido con interés el parto de la leyenda. Una historia que tenía como principal protagonista a un escritor mexicano nacido en Asturias. Un gordo bonachón que aterrizó en la aburrida Habana de finales de los ochenta, con espíritu provocador y ganas de hacer algo por Cuba.