Nada que ocultar. Los enemigos de México no sueltan la mordida. Incitan a la sociedad a sacar a López Obrador y poner a un sátrapa que actúe a su modo.