Nos han vendido la creatividad como un “don”. Algo que se tiene o no se tiene y que más bien, pertenece al mundo de los artistas, de aquellos considerados especiales. En absoluto. Es verdad que los artistas son creativos, pero realmente, lo que han hecho, es poner en valor la virtud de la creatividad, para encontrar nuevas respuestas