No hay nada que pueda considerarse inalterable en nuestra realidad; quien así lo afirme no ha estudiado la historia del universo, del mundo y de la humanidad.

Felipe Santiago Carrillo Puerto era un pequeño comerciante en la ciudad de Motul cuando conoció a María Isabel Palma Puerto, damita motuleña, cinco años menor que él.