Hablar de nuestros pesares

La forma en que manifestamos nuestros pesares encuentra en cada uno de los seres humanos cauces particulares y expresiones propias que contribuyen a delinear nuestro ser, y no es que sean las lamentaciones el indicativo ideal para definirnos, pero tampoco es posible ocultarlos o relegarlos a la hora de reflexionar sobre nosotros mismos y respecto a aquello que deseamos lograr durante nuestra existencia, así como los caminos que para alcanzar esas metas debemos recorrer. En todo caso, pueden en cierta forma, asumirse como señales coyunturales o continuas que encubren o revelan síntomas profundos de nuestra psique y de nuestros patrones socio-culturales heredados y aprendido a lo largo de la vida.

Reconocer y comprender la raíz de esos pesares es fundamental para procurar el mejoramiento de nuestras condiciones emocionales y psicológicas, esto siempre acompañado de la transformación de las condiciones de vida material de los seres humanos, pues no deben disociarse ambos aspectos, ya que estamos en mayor o menor medida, influenciados por el entorno y por elementos internos que pueden desbordarse según la conjugación de uno y otro.

Los grandes flagelos que laceran la existencia humana en su mayoría tienen razón de las condiciones objetivas de vida, convenidas por el sistema económico político que nos rige, pero también, las condiciones psíquicas de cada ser deben ser valoradas al momento de afrontar un padecimiento, malestar o trastorno. Más aún ahora que se han superado los 200 suicidios en la entidad tan solo en lo que va del año 2021, una alarmante cifra que se suma a los fallecimientos por la pandemia de Covid-19.

Esta situación hace urgente la necesidad de replantear la política pública de salud con una perspectiva humana, alejada de la lógica mercantilista que busca la ganancia en detrimento del bienestar emocional y material de las personas, requerimos con inmediatez nuevos planteamientos y debates que involucren a la sociedad para que entre todos tomemos conciencia de la importancia de hacer frente a cada uno de los padecimientos psicológicos que puedan presentarse, no debe escatimarse en esfuerzo cuando hablamos del desarrollo emocional y psicológico.

Los mitos que todavía se circunscriben alrededor del suicidio deben superarse, hoy en día han ganado terreno diversas organizaciones e instituciones que trabajan en su prevención, mediante talleres, conferencias, publicaciones y otras formas buscan generar conocimiento y conciencia sobre sus efectos, posibles razones (muy diversas), tratamiento a personas con conductas suicidas y por el desarrollo de políticas públicas que reconozcan la necesidad de la participación de todas las partes para hacerle frente a este mal social. Además, como han señalado diversos investigadores, debe incrementarse el tratamiento de las personas que sobreviven a un suicidio, no solo refiriéndonos a quienes lo intentan sin lograrlo, sino de igual forma a los familiares, parejas, amigos o cualquier otro ser que mantuviera una relación con una persona suicida, pues lo efectos van más allá de la muerte de quien se la autoinflige.

Hablar de nuestros pesares nos hace más humanos y sensibles al afrontarlos y aceptarnos tal y como somos, respetando nuestras formas de ver y entender el mundo, así como los factores externos e internos que nos rodean, aceptando la diversidad psíquica y socio-cultural, sin laceración alguna.

Cristóbal León Campos
Cristóbal León Campos es Licenciado en Ciencias Antropológicas con Especialidad en Historia por la Universidad Autónoma de Yucatán. Integrante fundador de la Red Literaria del Sureste México-Nuestra América. Es editor de Disyuntivas. Cuaderno de Pensamiento y Cultura. Colaborador de Por Esto!, La Jornada Maya, Novedades de Yucatán, De Peso y diversos medios impresos y digitales. Coautor del libro Héctor Victoria Aguilar. Esbozo para una biografía (SEGEY. 2015), coeditor del libro Migración cubana y educación en Yucatán. Actores, procesos y aportaciones (SEGEY, 2015), autor de En voz íntima (Disyuntivas ediciones, 2017). Miembro de la Asociación Mexicana de Estudios de la Caribe (AMEC) y del equipo de promoción de Archipiélago. Revista cultural de Nuestra América (UNAM-UNESCO), miembro de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC). Fue coordinador académico de la Casa de la Historia de la Educación de Yucatán de 2010 a 2019. Actualmente es Coordinador de la Cátedra Libre de Pensamiento Latinoamericano «Ernesto Che Guevara».