Más que una habitación propia

En esta ocasión vengo a contarte acerca de la icónica escritora inglesa Virginia Woolf, hace unos meses leí la obra “Un cuarto propio” para presentar una mesa panel que trataba sobre su vida, en el marco de los 140 años de su natalicio. Hoy he recordado aquella mañana donde presenté a tres mujeres entusiastas, enamoradas de las obras, los aportes y el legado de Woolf. Ese día confesé ante un auditorio que en mi primer acercamiento a Virginia deserté en la lectura, quizás no estaba lista.

Meses después regresé a ella y aunque mi tono no es el académico ni el científico, digerí sus ideas lentamente, las cuales causaron un impacto en mí, como dardos dirigidos a mi mente. En esta obra nos habla sobre una serie de desventajas por las que atravesamos las mujeres y de diversas limitaciones que por pertenecer al sexo femenino vivimos, las cuales exhorta a reconocer, mas no a rendirse frente a ellas. Apunto aquí que Virginia escribió esta obra en 1929. Pero la propuesta de la autora es cuando afirma que una mujer necesita de un cuarto propio y de 500 libras anuales para escribir ficción. Ampliemos esta idea.

En esta ocasión vengo a contarte acerca de la icónica escritora inglesa Virginia Woolf, hace unos meses leí la obra “Un cuarto propio” para presentar una mesa panel que trataba sobre su vida, en el marco de los 140 años de su natalicio. Hoy he recordado aquella mañana donde presenté a tres mujeres entusiastas, enamoradas de las obras, los aportes y el legado de Woolf. Ese día confesé ante un auditorio que en mi primer acercamiento a Virginia deserté en la lectura, quizás no estaba lista.

Meses después regresé a ella y aunque mi tono no es el académico ni el científico, digerí sus ideas lentamente, las cuales causaron un impacto en mí, como dardos dirigidos a mi mente. En esta obra nos habla sobre una serie de desventajas por las que atravesamos las mujeres y de diversas limitaciones que por pertenecer al sexo femenino vivimos, las cuales exhorta a reconocer, mas no a rendirse frente a ellas. Apunto aquí que Virginia escribió esta obra en 1929. Pero la propuesta de la autora es cuando afirma que una mujer necesita de un cuarto propio y de 500 libras anuales para escribir ficción. Ampliemos esta idea.

Una mujer requiere de dinero para obtener libertad e independencia y el cuarto propio significa, en palabras de la escritora, el poder pensar por cuenta propia, Virginia pide a las mujeres no dormirse en la domesticidad, es verdad que tenemos infinitas limitaciones y ocupaciones que nos alejan o distraen de aquello que anhelamos, pero es aquí donde exhorta a no dejarnos vencer frente al abismo, nos suplica leer, prepararnos, buscar las posibilidades, a asumir con responsabilidad la parte que nos corresponde y acercarnos al conocimiento de nosotras mismas, de ahí que afirme: Es más importante ser una misma que cualquier otra cosa.

Y aunque parezca imposible nuestro crecimiento en un mundo patriarcal, ella nos pide insistir, con dosis de esfuerzo y poder de decisión en confiar en una misma y priorizar nuestras propias experiencias, salir del hogar y aventurarnos a descubrir el mundo —interno y externo—: afirmo que vendrá si trabajamos por ella y que vale la pena hacerlo, incluso en la oscuridad y en la pobreza.

En este siglo XXI necesitamos mucho más que una habitación propia y 500 libras anuales, no solo para dedicarnos a nuestro arte y tener cierta estabilidad, sino para ir abriendo brecha a las generaciones venideras, para ir dejando nuevas oportunidades a nuestras hijas, hermanas y miles de mujeres que vienen de un contexto desfavorecedor.

Virginia nos diría: piensa en el salto, no en aquello que nos detiene para no dar dicho salto, ya que si nos detenemos a pensar en todo lo que tenemos en contra —y ojo no estoy diciendo ignorarlo— podríamos estancarnos, aunque es importante reconocer la realidad donde nos movemos, pero es mucho más trascendental poner la marcha hacia el conocimiento de una misma y desde ahí construir con cimientos sólidos.

, Virginia pide a las mujeres no dormirse en la domesticidad, es verdad que tenemos infinitas limitaciones y ocupaciones que nos alejan o distraen de aquello que anhelamos, pero es aquí donde exhorta a no dejarnos vencer frente al abismo, nos suplica leer, prepararnos, buscar las posibilidades, a asumir con responsabilidad la parte que nos corresponde y acercarnos al conocimiento de nosotras mismas, de ahí que afirme: Es más importante ser una misma que cualquier otra cosa.

Y aunque parezca imposible nuestro crecimiento en un mundo patriarcal, ella nos pide insistir, con dosis de esfuerzo y poder de decisión en confiar en una misma y priorizar nuestras propias experiencias, salir del hogar y aventurarnos a descubrir el mundo —interno y externo—: afirmo que vendrá si trabajamos por ella y que vale la pena hacerlo, incluso en la oscuridad y en la pobreza.

En este siglo XXI necesitamos mucho más que una habitación propia y 500 libras anuales, no solo para dedicarnos a nuestro arte y tener cierta estabilidad, sino para ir abriendo brecha a las generaciones venideras, para ir dejando nuevas oportunidades a nuestras hijas, hermanas y miles de mujeres que vienen de un contexto desfavorecedor.

Virginia nos diría: piensa en el salto, no en aquello que nos detiene para no dar dicho salto, ya que si nos detenemos a pensar en todo lo que tenemos en contra —y ojo no estoy diciendo ignorarlo— podríamos estancarnos, aunque es importante reconocer la realidad donde nos movemos, pero es mucho más trascendental poner la marcha hacia el conocimiento de una misma y desde ahí construir con cimientos sólidos.

Arline Bojórquez
Licenciada en Historia por la Universidad Autónoma de Yucatán, diplomada en tanatología y fomento a la lectura. Actualmente estudia la maestría en psicoterapia humanista. Colaboradora del libro "Gesto y espacio: permanencia y arquitectura en Yucatán" (Segey 2015) y autora de la columna Tribu F en el diario Novedades Yucatán. Es creadora del taller Journaling & escritura terapéutica dedicado a mujeres que desean encontrar su voz y compartirla con el mundo. Contacto: arlinebc@hotmail.com/Instagram: arlinebc