A pesar de los diversos intentos del régimen actual por desprestigiar y desfigurar el proceso de discusión y redacción de una nueva Carta Magna, el pueblo chileno ha tomando conciencia y aprendido la histórica lección que enseñó el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

Las campañas que presenciamos sin importar las modificaciones coyunturales efectuadas por la presencia del coronavirus, responden siempre a la lógica del mercado, que primero convierte en mercancía a las y los contendientes para después revalorizar en negativo sus propuestas, deshumanizándolas y fetichizándolas.