Durante estos últimos meses, ya sea conscientemente o de manera algo forzada, hemos ido reconectado con aquella parte que nos une hacia los demás seres vivos que viven dentro y fuera de nosotros. Al mencionar los seres que viven dentro de cada uno, mi intención no es leerme de manera poética; sino que me refiero a bacterias, virus y hongos que forman parte de nuestro organismo.