El permanente despojo y la acumulación originaria que guía las acciones de los intereses privados burgueses, sustentan la guerra de conquista desde mucho tiempo atrás, en gran parte del mundo se repite el proyecto de saqueo capitalista, incesante agresión imperialista a la vida y la humanidad, las modificaciones a las leyes, los contratos concedidos desde el poder para dar legitimidad a la usura de tierras, territorios, materias primas y fuerza de trabajo.