Hace unas semanas, un huracán con nombre de tres letras, arrasó, literalmente, amplias zonas del occidente cubano y dejó en condiciones extremas a miles de familias, que perdieron todo o casi todo tras el azote de ese evento meteorológico que los humanos llamaron Ian.