El sureste yucateco fue el último rincón mexicano invadido por los españoles en 1542, después de veinte años de ser conquistada la gran Tenochtitlán, aunque no del todo sometida la península, debido a lo aguerrido de los habitantes mayas y a sus estrategias militares, aún mucho después del porfiriato.

Allá lejos en donde está le llevan ofrendas, le encienden velas y le rezan, así me contó la abuela. Es que, al parecer, su sitio, el lugar que prefiere ha sido y es estar entre la gente. Cuando estuvo en la ciudad se le apreció poco, a tal grado que unas nuevas imágenes lo desplazaron.

En medio de condolencias, tenemos que dejar ir la mente, invitarla a un viaje por medio de las letras, las que una vez más nos salvan y regalan lucidez, la luz que necesitamos para alumbrar este lóbrego pasaje en nuestro viaje por la vida.

El sistema constructivo de bajareque se asocia lamentablemente a la vivienda precaria, o vivienda pobre de las comunidades rurales de la Península de Yucatán, Chiapas y algunas otras partes de Latinoamérica