Los gobiernos, se jactan de su tolerancia e inclusión y hasta permiten que por un día se realice una celebración pública como si se tratara de la Fiesta de los Locos, descrita por Víctor Hugo en su emblemática novela Nuestra señora de París.