Rodada en el año del 2018 bajo la dirección de Alberto Fuguet, esta película chilena nos ubica en 1986, a tres años y nueve meses de que finalice la dictadura militar de Augusto Pinochet; es pues proyectada en una época donde la homosexualidad en ese país latinoamericano era radicalmente perseguida y condenada.

Los gobiernos, se jactan de su tolerancia e inclusión y hasta permiten que por un día se realice una celebración pública como si se tratara de la Fiesta de los Locos, descrita por Víctor Hugo en su emblemática novela Nuestra señora de París.