«La Nación Mexicana, es única e indivisible» ¡Nada para nosotros, sin nosotros¡

El Día Internacional de la Lengua Materna se celebra anualmente el 21 de febrero con la finalidad de promover la importancia de la diversidad lingüística y cultural para lograr sociedades más justas e inclusivas.

Desde el año 2000 se ha celebrado año con año, en el caso de Yucatán, se instauró en ese entonces, un mes de actividades en el que diversas Instituciones promovían la lengua maya, organizaban festivales, eventos, iniciando el día 21 febrero y hasta el 21 de marzo, todas moderadas por el Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya, recordando a la fecha la famosa campaña “weyano’one”.  Esta costumbre de organizar eventos en estas fechas continúa en algunas instituciones como la Secretaria de Educación a través de la dirección de Educación Indígena, quienes siguen su promoción en la actualidad, año con año los maestros se esmeran en organizar distintas actividades con sus alumnos.

El tema del Día Internacional de la Lengua Materna de este año 2022, de acuerdo a la UNESCO, es «El uso de la tecnología para el aprendizaje multilingüe: desafíos y oportunidades», se busca debatir el papel potencial de la tecnología para avanzar en la educación multilingüe y apoyar el desarrollo de una enseñanza y un aprendizaje de calidad para todos. Sin duda la tecnología, durante la pandemia del COVID-19, vino a ser una aliada para seguir difundiendo la lengua maya, así como otras lenguas originarias, principalmente en la población joven, en las redes sociales como el Facebook, YouTube, Tik tok, se puede observar la enseñanza de la lengua maya, canciones, cuentos, poemas en lengua maya.

En este contexto, da inicio al Decenio de las Lenguas Indígenas (2022-2032), donde el punto de partida se enmarca en la búsqueda del empoderamiento de los hablantes de las lenguas indígenas, plasmado en un documento  y aprobado el 28 de febrero del 2020 en la Ciudad de México, al término de la reunión de alto nivel “Construyendo un Decenio de Acciones para las Lenguas Indígenas”.

Más de 500 participantes de 50 países, entre ellos ministros de gobierno, líderes indígenas, investigadores, entidades públicas y privadas y otros expertos, aprobaron esta hoja de ruta llamada “Declaración de Los Pinos”; al término del evento de dos días organizado por la UNESCO y el gobierno mexicano, bajo el lema “Nada para nosotros, nada sin nosotros”, la Declaración sitúa a los pueblos indígenas al centro de sus recomendaciones.

La Declaración, concebida para inspirar un plan de acción mundial para el Decenio, pide que se apliquen los derechos internacionalmente reconocidos de los pueblos indígenas, que se recogen en particular en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de 2007, el Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas de 2017, y otros instrumentos normativos, como la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza de 1960, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (1965), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966).

En sus propuestas estratégicas para el Decenio, la Declaración de Los Pinos hace énfasis en los derechos de los pueblos indígenas a la libertad de expresión, a la educación en su idioma materno y a la participación en la vida pública utilizando sus idiomas, como requisitos previos para la supervivencia de los idiomas indígenas, muchos de los cuales están actualmente al borde de la extinción. Con respecto a la participación en la vida pública, en la Declaración se destaca la importancia de permitir el uso de los idiomas indígenas en los sistemas de justicia, en los medios de comunicación, en la esfera laboral y en los programas de salud. También señala el potencial de las tecnologías digitales para apoyar el uso y la preservación de esos idiomas.

México, es rico en Biodiversidad, en su pluriculturalidad, ha sobrevivido a procesos de dominación, de la colonialidad, de abusos del poder, de la invasión de los territorios sagrados, de la imposición a la negación de nuestras maneras de pensar, de la negación de los conocimientos, de los saberes, de la marginalidad, pesé a todo ello continuamos en estas tierras, seguimos educándonos desde nuestra propia cosmovisión y seguimos fortaleciendo nuestra identidad.

A pesar de los Programas racionales, marginales, política de institucionalización y discriminación, la falta de traductores e intérpretes preparados para los distintos ámbitos, comunidades con falta de oportunidades, de materiales educativos pertinentes y es sus propios idiomas, falta de programas trasversales que impacten en su bienestar.

Este año, en el que inicia el decenio Internacional de los pueblos Indígenas, en México, la instancia rectora que organiza y promueve, ha sido el INALI, instaurada y creada desde el 2003, con la Ley General de los Derechos Lingüísticos; sin embargo, comenzando el 2022, los principales medios de comunicación hablan de la fusión del INALI al INPI, casi su desaparición, siendo un grave retroceso para las lenguas indígenas, ya que sí bien, no cuenta con centros regionales o en todos los estados, si tiene una presencia y se enfoca al fortalecimiento de las lenguas originarias; incluso, a finales del 2021, organizó una serie de encuentros regionales con representantes de los pueblos originarios en México, de cara al Decenio de los Pueblos Indígenas, en la región Sureste, se realizó en el municipio de Izamal.

Estamos en espera de qué sucederá con esta propuesta de la fusión del INALI al INPI.  La pregunta es: ¿Quién nos ha consultado, sobre esta decisión? ¿El Pueblo Maya ha podido organizarse para dar una postura ante tal hecho?

Si bien, el INPI, antes CDI, antes INI, ha trabajado con las comunidades indígenas, no lo ha hecho en especial con las lenguas indígenas como tal, es una únicamente una de sus vertientes, en el caso de Yucatán, incluso, muy pocas personas de su platilla dominan el uso y habla de la lengua maya.

También, en este marco, vale la pena recordar, que es en 1992, en el que se nos considera como miembros de la constitución formalmente, específicamente en el artículo 4 constitucional, compartiendo espacio con los derechos sexuales y reproductivos, pero es la primera vez en el caso de los pueblos Originarios que tiene que ver con las formas de reconocimiento formal.

Con la reforma constitucional federal en el 2001, se modifican varios artículos dónde se incluyen los derechos de los Pueblos indígenas. Muchas de estas modificaciones han tenido que ver con las lucha y exigencia de las comunidades

El panorama en Yucatán, según datos estadísticos del INEGI 2020, el número de maya hablantes (considera de 3 años y más) es de 23.7% respecto a una población total de 2,320, 898, además de ser la segunda lengua indígena más hablada en México.

Este 21 de febrero en Yucatán, se celebra la lengua materna, el maya t’aan, el maya Yucateco; así este 16 de febrero se da a conocer la noticia, un decreto más que en teoría es en beneficio del pueblo maya, en el Pleno del Congreso de Yucatán, se votó a favor de “declarar la lengua maya o mayat’aan Patrimonio Cultural Intangible para el Estado de Yucatán”.

Recordemos que el 2019, justo en la celebración de las lenguas maternas, el Indemaya anunció que buscaba que Yucatán fuera un estado Bilingüe, habría que revisar ¿cuáles son los avances en ese sentido?

Como integrante del Pueblo maya, habría que estar más pendientes, en cuanto a estos temas se refiere, conocer cada decreto, para la exigencia del cumplimiento de los mismos, así como la organización de los distintos colectivos para pedir avances y su participación en la toma de decisiones en su nombre: “Nada, sin nosotros”.

Elisa Chavarrea Chim
Maya-hablante, originaria de Chumayel Yucatán (1977), Licenciada en Antropología Social, (UADY). Técnica en Creación Literaria por la escuela de creación literaria en lengua maya. Maestra en Gestión del Desarrollo Rural (UACH). En octubre del 2017 finalizó el curso intensivo en Dirección de revitalización de la lengua en Euskal Herrian, en el País Vasco. Cuenta con diplomados en “Historia, arte y Religión en el área maya”; “Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas” “Género, desarrollo Sustentable e interculturalidad” “Diversidad Cultural, políticas públicas y derechos de los Pueblos Originarios de México”, “Peritaje Antropológico”. Diplomado de Literaturas Mexicanas en Lenguas Indígenas. Cuenta con experiencia en la enseñanza de la lengua maya. Ex Becaria en dos ocasiones del programa “Escritores en Lengua indígenas “del FONCA/CONACULTA. Ha colaborado en las revistas “Nikte T’aan”, Mirando al Género”; “K’áaylay”, “Jalal”, “Yook t’aan”, ha publicado en “Voz y pensamiento de las mujeres indígenas”, “ka’an ti’ilil”, “T’aan” “Los mayas tienen la palabra” “Nuevos Cantos de la Ceiba, Vol II, Escritores Contemporáneos” “Historia de Mujeres Maya Yucatecas”. En el 2017, Compiladora de la Antología “Sakalbil woojo’ob” Palabras Tejidas. Le ha sido publicado el poemario "U pixanil Kuxtal" (2019). Cuenta con el poemario "U suutukil xik'nal" (2020), en proceso de publicación. Publicación en "La experiencia literaria en lenguas indígenas Mexicanas" (2020). Publicación en writing the land. Writing humanity. The maya literary Renaissance (2020). Ha impartido clases de literatura y lengua Maya, en la Escuela de Escritores Leopoldo Peniche Vallado, Mérida, Yucatán. Cuenta con certificación como interprete en lengua maya por el INALI. Ha participado como ponente en diversos foros y conferencias, enfocados a los derechos del pueblo maya, las comunidades y mujeres mayas, la situación del pueblo maya, avances en la escritura de la lengua maya. Ha trabajado en la administración pública como en el Indemaya, en la CDI región Maxcanú, Delegación Yucatán, hoy INPI. En conjunto con Yuuyum AC, han impulsado talleres de revitalización de la lengua maya. Del 2017 al 2019 colaboro como Co-facilitadora del proyecto “Crianza con Buenos tratos”; con parteras de la comunidad de Chemax, Con la Fundación APIS Sureste. Del 2016 al 2018 Fue coordinador de campo en la Fundación Ko’ox Taani, en comunidades del sur del estado en procesos comunitarios de organización, formación y producción, con mujeres mayas. Ha participado con sus poesías en lengua maya, con el Grupo de la Hoja al Vuelo, así como en distintos recitales literarios dando muestra de su trabajo. Colaboradora Activa de Radio “Yuuyum”, que se transmite a través de Facebook Live, así como promotora de la revitalización de la lengua maya. Del 2018 a la fecha Jefa de Departamento de Patrimonio y museos comunitarios de la Secretaria de Cultura de Yucatán. Integrante del colectivo Sayab Tuukul, que impulsan actividades enfocados a la promoción, difusión y valorización de la lengua y cultura Maya.