La historia del héroe maya ha desbordado las cifras de edición y traducción en los registros literarios yucatecos, pues al rebasar los 80 años de haber visto la luz, se posiciona también como un material idóneo para promover la lectura.

La lectura, ese placer culposo que incluso ha generado disputas entre los extremos del absurdo, está indiscutiblemente ligada a la labor que realizan las escritoras y los escritores

Entre los principales mensajes que Ana Patricia nos transmite en sus últimas obras, queda implícito que las mujeres valen mucho y es importante ir abriendo brechas, “Anchear el sak beej, hay que escribir, no debemos perder la cultura y lengua maya por más que nos coma el monstruo del chivo brujo y de nosotros como maya hablantes depende dejar huella".

Versa el dicho popular que, “en la mesa no se habla de política, religión ni fútbol”, sin embargo, Un enemigo del pueblo parte de un tema que concierne al ámbito político, social, cultural y familiar siendo este último detonante importante en el conflicto de la obra, en la cual las acciones loables, valiosas y heroicas del protagonista, el Doctor Stockmann se ven en detrimento al transcurrir la historia pero al final resurge de entre sus cenizas.