El verano me enseñó que la felicidad está en el aquí y el ahora, cuando no tenía dinero y me comía un bocadillo mojada en la playa.