La discriminación contra mujeres lesbianas, hombres gays, personas bisexuales, trans e intersexuales (y el plus), se arraiga socialmente, se manifiesta a través de la historia y cultura y se perpetua con actitudes permisivas e incluso complacientes de la sociedad y del gobierno.