Elvia Carrillo Puerto: sufragista mexicana y feminista que no pidió por favor

Una de las Hijas de la Revolución, perseguida y olvidada, es Elvia Carrillo Puerto, llamada la Monja Roja del Mayab, por su activismo social y por ser una de las más importantes sufragistas mexicanas. Hermana de Felipe Carrillo Puerto, quien fuera el primer gobernador socialista electo de América; tal como ella misma fuera una de las tres primeras diputadas electas de México en un momento en que aún las mujeres no podían votar.

¿Pero, quién es Elvia Carrillo Puerto?

Elvia Carrillo Puerto nació en la ciudad de Motul, Yucatán, el 6 de diciembre de 1878. Autodidacta de nacimiento, fue formada, al igual que sus hermanos en el Colegio Roque J. que impartía una educación laica y en el que iban los hijos de los obreros, por lo que ella, al igual que su hermano Felipe aprendió a hablar maya y comenzó a darse cuenta desde niña de los problemas sociales y desigualdades que se vivía en el Porfiriato.

Asimismo, fue alumna de la maestra y poeta Rita Cetina Gutiérrez en La Siempre Viva, la primera escuela para señoritas en Yucatán, donde estudió ciencias y a las teóricas de los derechos de la mujer. Era de esperarse que seguiría los pasos de su mentora.

Viuda y divorciada, en 1910, participó como espía en el llamado Plan Dzelkoop, rebelión armada contra el gobernador de Yucatán Enrique Muñoz Aristegui, parte de la “Chispa de la Revolución” perpetrada en Valladolid, Yucatán. Más tarde, se unió al movimiento antirreeleccionista nacional de Francisco I. Madero.

En 1912, fundó la primera organización femenina de campesinas —se piensa que es la primera del país—, con la finalidad que a las mujeres jefas de familia se les garantizaran los mismos derechos que a los hombres en la distribución de tierras. Un año después, se convirtió en una de las más importantes organizaciones de la región debido a la gran cantidad de contingentes que la conformaban.

Participó en la fundación de las “Ligas de Resistencia Feministas” tratando de llamar a las mujeres de todo el estado a organizarse y apoyarse unas a otras en temas urgentes como: derecho al voto, higiene, alfabetización, control de la natalidad; este último, era un paso indispensable en la búsqueda de libertad de las mujeres y sostenía de fondo la más intolerable de las reivindicaciones para las sociedades conservadoras: “el derecho de las personas a vivir su sexualidad de una manera libre y lúdica, más acá o más allá de los fines reproductivos” (Lemaitre, 1998).

Durante el gobierno del general Salvador Alvarado en Yucatán, de 1915 a 1918, participó en el Segundo Congreso Feminista de Yucatán. En marzo de 1918 participó en el Congreso Obrero de Motul acompañada de la feminista Rosa Torre, su compañera de luchas, donde experimentó el rechazo de los socialistas a la participación de las mujeres en política pues les fueron negadas voz y voto.

Al año siguiente, en 1919, durante el gobierno de Venustiano Carranza, la historia se repetiría para Elvia en la ciudad de México, donde creó la Liga Rita Cetina Gutiérrez con la intención de lograr la inclusión del debate sobre el voto femenino en cámaras legislativas; sin embargo, fue ignorada por sus compañeros socialistas.

No fue hasta en 1923 de vuelta en su natal Yucatán, con su hermano Felipe Carrillo Puerto rigiendo como gobernador del estado, que Elvia fue elegida como diputada municipal junto con Beatriz Peniche y Raquel Dzib Cícero por parte del Partido Socialista del Sureste, siendo estas las tres primeras mujeres electas de México. Sin embargo, tras el asesinato de su hermano fueros obligadas a dimitir y el voto a la mujer fue anulado en el estado.

Con ayuda del presidente Plutarco Elías Calles, Elvia logró escapar de Yucatán y se refugió en la ciudad de México, desde donde siguió su lucha. Brevemente, se instaló en San Luis Potosí donde se había reconocido el derecho al voto de las mujeres, donde lanzó su candidatura a diputada y a pesar de haber ganado la elección, el Congreso Federal declaró invalido el voto femenino por temor a los levantamientos cristeros.

De vuelta en la ciudad de México, Elvia fundó la Liga Orientadora Feminista Socialista que organizó a las empleadas de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, en donde había empezado a trabajar. Más tarde, en 1931, dadas las críticas y presiones se transformó en la Liga de Acción Femenil que pugnaba por el derecho de voto para las mujeres.

Durante años, Elvia, fue ignorada en sus peticiones a favor de los derechos de las mujeres y  perseguida por el poder en turno, despedida de los empleos que ocupaba. Ejemplo es que durante el periodo del Gral. Lázaro Cárdenas, que es reconocido por los avances sociales y los derechos sindicales, como señala Lamaitre Monique, el mismo presidente Cárdenas ordenó su cese de la Secretaría de Economía donde entonces se desempeñaba como estadígrafa (1998).

Lamentablemente, Elvia, nunca pudo regresar a su tierra, y murió en la pobreza total el 15 de abril de 1968 a la edad de 89 años, no sin antes ver coronada su lucha de años en 1953 durante el periodo del presidente de Adolfo Ruiz Cortines en el que fue modificado el Art. 34 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que reconocía el derecho de las mujeres a votar y ser votadas.

Elvia no pidió por favor

Hace unos años que de manera fortuita mi vida se ha ido acercando a la vida y obra de los Carrillo Puerto, por supuesto, como suele ocurrir, comenzó a partir de Felipe Carrillo Puerto, el personaje más importante, dirían algunos; sin embargo, con forme nos vamos adentrando en la historia, nos acercamos a la figura enigmática y reveladora de Elvia, quien siempre estuvo al lado de su hermano Felipe, y cuando digo al lado, lo digo a la par, pensando, luchando, generando ideas políticas y estratégicas. Sin embargo, ella era mujer y aún no tenía derecho ni a votar ni a ser votada. No por nada, durante la corta gestión de Felipe Carrillo Puerto como gobernador de Yucatán, se da un gran avance en materia de los derechos de las mujeres; incluso, como se ha mencionado con anterioridad, vemos a Elvia como Diputada electa junto con Beatriz Peniche y Raquel Dizb Cicero.

Toda una vida de lucha. Aun en el exilio, Elvia no descansó en la búsqueda de su objetivo: organizó a las mujeres trabajadoras, realizó reuniones clandestinas, fue espía, reunió firmas, se enfrentó al poder más de una vez, como era común en las sufragistas, las cuales sufrieron todo tipo de vejaciones. Fue una mujer que rompió con los estereotipos de su época, enfrentó al orden establecido y pagó las consecuencias.

Por fortuna, la historia se renueva, y nos renueva. Tuvo que pasar más de medio siglo de distancia para que la sociedad reconociera que Elvia luchó por los derechos políticos de la mujer que hoy disfrutamos; sin embargo, estamos en un momento en que la misma sociedad juzga a otras mujeres por las formas de manifestarse o por lo que demandan: Me pregunto ¿Qué opinaría Elvia Carrillo Puerto de las actuales demandas de las feministas? ¿Qué opinaría de despenalización del aborto y el derecho a decidir? ¿Qué diría de las manifestaciones por los feminicidios? ¿Qué les diría las diputadas, a las senadoras y funcionarias que hoy ocupan cargos de su ejercicio público?

Todavía estamos en deuda

Es verdad que en 1952 la Cámara de Diputados de México reconoció a Elvia Carrillo Puerto como Veterana de la Revolución Mexicana, y se le concedió la medalla de honor al Mérito Revolucionario y el 15 de octubre de 2013 la Cámara de Senadores anunció un reconocimiento a la memoria de Elvia Carrillo Puerto, por su labor de defensa, protección, ejercicio e investigación de los derechos humanos de las mujeres y de la igualdad de género en nuestro país y este reconocimiento se entrega cada 8 de marzo en conmemoración del Día de la Mujer. Asimismo, desde 2016, con motivo del Centenario del Primer y Segundo Congreso Feminista de México su nombre brilla en letras de oro, en las paredes del Congreso del Estado de Yucatán. Pero, todavía estamos en deuda con ella, como con otras mujeres de la historia.

No basta con levantar estatuas —ya vimos para qué sirven—, imprimir rostros en los billetes, o instituir premios con su nombre; todas esas iniciativas resultan insuficientes si no le permitimos tomar el lugar que le corresponde en la memoria histórica de nuestro país, y esto únicamente se logra dando a conocer su obra a través de la educación.

Los libros de texto siguen esperando la incorporación de las mujeres que, como Elvia Carrillo Puerto, forman parte de la gran historia de México, mientras tanto, su nombre, su vida y su obra se mantienen vivos en el corazón de las mujeres que siguen levantando la voz para exigir sus derechos.

Referencias:

  1. Biografía de Elvia Carrillo Puerto. Senado de la República. senado.gob.mx: https://www.senado.gob.mx/hoy/elvia_carrillo/biografia.php#:~:text=Al%20cumplir%20los%206%20a%C3%B1os,fundado%20por%20la%20Sra. Consultado: 5 de diciembre de 2020.
  2. Casares G. Cantón, Raúl; Duch Colell, Juan; Antochiw Kolpa, Michel; Zavala Vallado, Silvio et ál (1998). Yucatán en el tiempo. Mérida, Yucatán
  3. Lamaitre, Monique. “La Monja Roja del Mayab”. Editorial Castillo. Mexico, 1998.
  4. Peniche Rivero, Piedad. Dos mujeres fuera de serie. Elvia Carrillo Puerto y Felipa Poot(2007 edición). Mérida: Instituto de Cultura de Yucatán
Verónica García Rodríguez
Nació en Mérida, Yucatán el 3 de enero de 1978. Licenciada en Educación Secundaria con la especialidad en Español por la Escuela Normal Superior de Yucatán y Maestra en Cultura y Literatura Contemporánea de Hispanoamérica por la Universidad Modelo. Diplomada en Competencia Lectora: un Enfoque para la Vida y el Aula (Tecnológico de Monterrey, 2013); Investigación Literaria con enfoque de estudios culturales (Univ. Modelo, 2008); Periodismo, protocolo y Literatura (IECY, 2004-2005) y Literatura y Crítica Literaria (ICY-Santillana, 2002-2003). Actualmente, estudia el Doctorado en Ciencias Filosóficas en la Universidad de la Habana. Narradora, poeta y editora. Ha recibido el Premio Estatal de Cuento Corto El espíritu de las Letras (2015); el Segundo Lugar del Premio Nacional de Cuento Jesús Amaro Gamboa (2005); el Premio Estatal de Poesía Joven Jorge Lara (2005) y la beca del Programa Creadores del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán (FOECAY- 2004). Becaria en dos ocasiones del Programa de Fomento y Coinversiones Culturales del Fondo para la Cultura y las Artes en 2006 y 2016, la primera por su proyecto Palabra Viva (2005-2008) para mujeres internas, jóvenes acusados de delitos violentos y enfermos de VIH y SIDA internos en el Cereso de Mérida. La segunda, fue por el proyecto Ko’olelo’ob, migrantes del tiempo que tejió un puente de memoria a partir de la palabra entre hijas, madres y abuelas de cuatro comunidades mayas de Yucatán. Es presidenta de Zedík, A. C., miembro del Centro Yucateco de Escritores, A. C. y miembro distinguido del Colegio de Profesores de Educación Básica de Yucatán, A. C. por su labor educativa dirigida generar estrategias de fomento a la lectura con niños, como el proyecto Kanules del Mundo Maya (2012-2018) y públicos vulnerables. Titular la cápsula radiofónica A salto de página, en Grupo Rivas dentro del noticiero Arcadio en la Radio, un breve espacio dedicado al placer de la lectura (2013-2016). Ha participado como ponente y conferencista en diversos encuentros y coloquios nacionales e internacionales de escritores y de educación. Coordinadora fundadora de la Escuela de Creación Literaria del Centro Estatal de Bellas Artes y de su programa de formación (2008-2011), así como del programa Biblioteca Básica de Yucatán de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (2009-2013) y de la Unidad Editorial de la misma Secretaría de 2013 a 2018. Creadora y organizadora del Foro Regional Educación y Cultura, con el tema En los espacios que habitamos en octubre de 2014 y La filosofía y la imaginación en las lenguas originarias de América en 2016; asimismo del Coloquio Internacional de Filosofía de la Ciencia y de las Grandes Ideas en octubre de 2015 y que en su emisión del 2017 llevó el subtítulo Cosmogonías de los pueblos vivos de América; y el Seminario Internacional de Periodismo que reúne a colaboradores del periódico Por Esto!, evento que se realiza desde 2015. Directora editorial del suplemento infantil MUNDOS del periódico Por Esto! (2016-2020) donde también publica artículos periódicamente. Entre sus publicaciones se encuentran Cartas a Sofía, epistolario filosófico para niños publicado por entregas en el periódico Por Esto!, el libro digital Ko’olelo’ob, migrantes del tiempo, hijas, madres y abuelas escribiendo la memoria (FONCA, SEGEY/2017), la colección infantil interactiva Kanules del Mundo maya (SEGEY/2012-2018), el libro de cuentos Vestido rojo y sin tacones (H. Ayuntamiento de Mérida/2008) y Memorias de mujeres en prisión y otros relatos (ICY, Zedík/2006), entre otros.