Lo que nos dejó el año viejo: Apuntes de un escribidor

Antes de que el año terminara quedaron claras algunas cosas, sobre todo respecto a la política del Estado. Lo primero es que, después de ver el dineral que se llevan entre aguinaldo, sueldo, bonos y prestaciones de ley, tanto el gobernador como los políticos locales, se puede asegurar que dinero hay. Cuando se anuncia que este año con el nuevo presupuesto, otra vez los sacrificados serán los del área de cultura, ya que la federación no enviará recursos suficientes; escuchamos las voces hipócritas que no dejan de echarle la culpa al gobierno federal por el desmantelamiento de las instituciones culturales, asegurando que si no se envía dinero suficiente, ni modo que se le quite dinero a seguridad o salud para dárselo a la cultura. Pero esas voces no señalan con el dedo a toda la élite política que se está sirviendo (como siempre) con la cuchara grande. El aguinaldo de cualquier político sería suficiente para financiar una producción teatral. No faltará el que diga que están en su derecho de cobrar, ya que para eso se rompen el lomo, argumento cuestionable. Lo que no es cuestionable es que no hay voluntad política para cobrar menos y ofrecer a la ciudadanía más, lo más sencillo para la élite del poder es desdeñar la actividad artística del Estado asegurando que hay recortes. ¿Acaso lo que ganan durante el año no es suficiente para mantener a la familia? 

Y en ese sentido, la idea cultural que se tiene para Yucatán está más emparentada con la comercialización de su imagen que con el desarrollo artístico de sus habitantes, de ahí que haya más voluntad para un museo en “honor” a Armando Manzanero que en apoyar al MACAY. Sabemos ya que Manzanero se contagió de COVID en la fiesta de cumpleaños que le celebraron sus familiares en Oaxaca y que luego vino a Mérida como invitado para la inauguración de “su museo”. Después de eso fue hospitalizado y en varios momentos se rumoró su muerte, lo que terminó por enfurecer a uno que otro miembro de la comunidad artística que pedía respeto, como si las redes sociales y los medios fueran respetuosos con el mundo de la farándula. Finalmente murió el 28 de diciembre.  No me quiero imaginar (en realidad me lo imagino bien) lo que nuestros grandes pensadores prianistas hubieran dicho si AMLO hubiera realizado un evento para cobijar a Manzanero previo a su hospitalización, las palabras “asesino” serían encabezado de los diarios locales y nacionales, y no faltaría el político, con hueso o no, que hubiera dicho que mejor se hubiera muerto el presidente en vez del cantautor y le lloverían los aplausos. Pero como fue Vila el organizador, entonces los prianistas se quedan calladitos, porque las próximas elecciones nos van dejando claro quién es quién. Hay priistas que huyen del barco a punto de hundirse y argumentando que el partido ha renunciado a sus principios, se van a cobijar al partido naranja, el cual es aliado del PAN, entonces cuando hablan de principios se refieren al poder y al dinero. Eso sí, todo queda en la gran familia prianista porque de tirarle al patrocinador Vila nada, todo es culpa de AMLO, lo repiten de manera incansable que hasta ya saborean el hueso.

Este fin de año nos queda claro que muchos medios de comunicación van con todo para que les regresen los millones de pesos del “chayo”, dos fines de año sin los ingresos a los que los tenían acostumbrados me imagino que sí les duele, de ahí que si un enfermero es vacunado en Alemania, por error cinco veces, sea culpa de AMLO; si un enfermero en Estados Unidos arruina un determinado número de dosis de la vacuna durante su manipulación la culpa es de la 4ta transformación. Hay que ser bastantes payasos para sugerir que la aplicación de la vacuna tiene fines electorales, imaginemos que se haga en silencio, en seguida vendría la campaña de desprestigio porque las cosas se hacen “en lo oscurito”, imaginen que se posponga la aplicación después de las elecciones, entonces veríamos los titulares de AMLO genocida.

Lo cierto es que las cosas han cambiado, el director de un hospital en Ciudad de México tuvo el acceso a la vacuna y por tráfico de influencias vacunó a su familia, este escándalo terminó con el cese del funcionario, a diferencia de años anteriores donde los directivos salían sonrientes e impunes ante cualquier abuso de poder, incluso tenían la desfachatez de decir que tenían recursos y tiempo para “romperle la madre” a quién los denunciaba públicamente. Esperemos que la actual secretaria de Cultura del gobierno federal no quede impune con todo lo que está haciendo, aunque esa es otra historia.   

Ivi May Dzib
Director del Grupo “2012 TEATRO”. Estudió la Maestría en Dirección de Escena (ESAY) y la Licenciatura en Literatura Latinoamericana (UADY). Cursó el II Diplomado Nacional de Estudios de la Dramaturgia (INBA-CONACULTA) y el Diplomado Nacional de Dramaturgia de la Zona Sur (CONACULTA-ICY). Premio Estatal de la Juventud en el área artística 2007 y Medalla al periodismo cultural “Oswaldo Baqueiro López 2017”. Finalista del Premio Nacional de Dramaturgia Joven Gerardo Mancebo del Castillo en 2005, 2009 y 2013. En el año 2010 fue ganador del II Concurso Regional de Creación Literaria Dante en el área de teatro. Obtuvo el primer lugar en la categoría B (lectores de hasta 12 años) en el Premio Estatal de Literatura Infantil “Elvia Rodríguez Cicerol 2011”. Premio Regional de Poesía “José Díaz Bolio 2014”. Primer lugar en el V concurso Nacional de Dramaturgia Altaír Tejeda de Tamez 2015. Ha publicado media decena de libros, su obra ha sido incluida en diversas antologías, revistas y suplementos culturales a nivel nacional.