Mujeres trabajadoras cubanas durante la pandemia. Empoderado y agotado*.

“¡Las cubanas son santas! Nos salvaron del bicho, mientras hacían todo en casa». “Las mujeres nos controlan incluso en nuestros trabajos. ¿Qué más quieren? «

Estos son comentarios machistas que recopilé mientras estaba junto a otros cubanos en las líneas más largas que puedo recordar desde la aparición de Covid-19. El significado de estos comentarios se hará evidente en el contexto de mi estudio de las capacidades de las trabajadoras cubanas durante la pandemia, quienes diariamente se comprometieron en el esfuerzo por defenderse del virus y desarrollar su país. Las mujeres adquirieron estas habilidades a medida que avanzaban en términos de igualdad, convirtiéndose en seres humanos con plenos derechos, capaces de decidir su vida profesional e individual, mientras sufrían carencias materiales e ideologías patriarcales arraigadas en hombres y mujeres.

Mientras examinaba su resiliencia en estas circunstancias, verifiqué la mía como socióloga, pues al estudiar a estas mujeres sufrí los dolores que experimentan los cubanos en medio de la escasez, los miedos y las incertidumbres que genera el Covid-19. Fue difícil equilibrar mi investigación sobre la mujer trabajadora cubana con el desapego que requieren las ciencias sociales.

Los cubanos están entrenados para superar las dificultades, pero Covid-19 las incrementó. El hombre que dijo que las mujeres «nos salvaron del virus» probablemente se refirió a los médicos y enfermeras que impidieron que el virus se propagara en sus comunidades, los que trataron a los pacientes en las «zonas rojas» en los hospitales y los que ahora están administrando Vacunas cubanas contra Covid-19. Seguramente incluyó a mujeres científicas que revelaron la presencia del virus en Cuba, que lo persiguieron hasta encontrar sus mutaciones y que se involucraron activamente en la creación de vacunas. Los deificó como santos porque estas mujeres al mismo tiempo se las arreglaban para hacer todas las tareas de la casa.

La segunda expresión revela la desconfianza de los hombres cubanos por el empoderamiento de las mujeres.

Colocaré estas anécdotas en sus contextos sociológicos.

Desde marzo de 2020, los cubanos hacen filas durante horas al menos tres veces a la semana, porque el confinamiento domiciliario desencadenó demandas que los suministros no pudieron satisfacer. Compramos alimentos para satisfacer las tres comidas diarias de los cubanos en casa, además de botanas para los niños. Necesitamos artículos de tocador para ducharnos con frecuencia, lavar la ropa y mantener limpias las casas. Dos o más veces al mes hacemos filas para comprar medicamentos recetados por médicos. Independientemente de la movilidad social ascendente de la población que generó estos hábitos, las mujeres —que también se beneficiaron en términos de igualdad— aún no pueden involucrar a los hombres en los milagros cotidianos que realizan para suplir las necesidades familiares con la escasez de Cuba a largo plazo. La escasez aumentó durante la pandemia en medio de los errores y logros del proyecto socialista cubano, y en el contexto del bloqueo / embargo interminable de Estados Unidos.

Dra. Sonia Rezik, jefa del Departamento de Virología del Instituto de Mediciina Tropical Pedro Kouri (Foto: Irene Pérez. Cubadebate).

¿Cómo combinaron las mujeres trabajadoras sus tareas en el trabajo y en el hogar para luchar contra el Covid-19? ¿Cuáles son las habilidades de toma de decisiones que revelan?

Siete de cada diez trabajadores cubanos están empleados en el sector público. La mayoría permaneció en sus trabajos durante la pandemia. Las mujeres son dos tercios de todos los trabajadores profesionales que, además, ocupan puestos de liderazgo desde la base hasta el nivel nacional. Por lo tanto, son esenciales para controlar la enfermedad y mantener viva a la nación. Elegí mujeres en el sector de la salud pública y en los institutos científicos para describir sus logros profesionales más su agotamiento durante la pandemia.

El sistema de salud pública de Cuba es gratuito y universal. Comienza en la base con los médicos de familia y asciende por las policlínicas, los hospitales y los institutos especializados. Las mujeres constituyen el 71% de la fuerza laboral del sector, ya que son la mayoría de los graduados de las universidades de medicina y las escuelas tecnológicas.

Los médicos y enfermeras de familia llevaron a cabo los protocolos Covid-19, mientras atendían a mujeres embarazadas, niños y pacientes que acudían a sus consultorios comunitarios.

Una médica de familia me dijo que las personas bajo su responsabilidad siguen estos protocolos, excepto aquellas que comparan Covid-19 con un simple resfriado. Mientras hacía cola para comprar comida, una de sus pacientes le dijo que un bebé recién nacido en su comunidad mostraba síntomas de la enfermedad, pero los padres no estaban preocupados. El médico abandonó la línea y se apresuró a convencer a los padres de que llevaran al bebé al hospital de inmediato. Ella fue con ellos a la sala de emergencias, solo para regresar a casa después de que al bebé le diagnosticaron Covid-19 y lo ingresaron en el hospital. Cuando llegó a casa, encontró una bolsa con pollo que le había comprado un vecino de la línea.

Estudiantes de medicina, principalmente mujeres jóvenes, visitan a los cubanos en sus hogares para indagar sobre sus condiciones de salud, para saber si presentan síntomas de Covid-19. Algunas de las jóvenes confesaron que se cansan de caminar en clima caluroso y subir escaleras para saludar al familiar que abre la puerta con un “¡Buenos días!”. Al principio, algunos ni siquiera abrieron sus puertas, pero gracias a la tenacidad educada de los estudiantes de medicina, finalmente dieron las respuestas. Un estudiante de medicina exclamó: «Me convertí en psicólogo, aunque nunca estudié este tema».

El personal médico que atiende a los pacientes con Covid-19 en los hospitales, los voluntarios en los centros de internamiento que atienden a los que se considera sospechosos de estar en contacto con personas diagnosticadas de esta enfermedad, así como los especialistas de laboratorio que buscan evidencia del virus Sarcovs-2 que causa la enfermedad, trabajan durante dos semanas y permanecer 14 días más en un centro de internamiento. Regresan a casa después de casi un mes. Son principalmente mujeres.

La cineasta cubana Maritza Caballero realizó un documental humanizando a quienes atendieron a pacientes con Covid-19 en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Los pacientes no podían decir su sexo ni sus edades porque iban disfrazados con “trajes especiales” necesarios para garantizar condiciones asépticas. Durante meses, Caballero y su equipo usaron las mismas prendas incómodas para capturar las imágenes de los especialistas en el trabajo y solo más tarde descubrieron sus rostros y emociones cuando entrevistaron al personal médico en sus hogares.

Los jóvenes voluntarios se desnudan con ropa que les impida distinguir la edad y género (Foto: Pedro Pablo Chaviano).

Las mujeres constituyen más de la mitad de los científicos. Antes de la pandemia, producían medicamentos y vacunas para curar otras enfermedades que ahora forman parte del tratamiento de los pacientes con Covid-19. Ayudan en el proceso de recuperación del Covid-19 y trabajan en el desarrollo de vacunas cubanas contra esta enfermedad. Constantemente generan alternativas para superar obstáculos producidos por el embargo / bloqueo que entorpecen sus actividades científicas, como impedir que Cuba compre reactivos e insumos para producir vacunas y paralizar los intercambios académicos entre científicos estadounidenses y cubanos.

Según el informe de Oxfam de marzo de 2021 Derecho a vivir sin bloqueo. El impacto de las sanciones estadounidenses sobre la población cubana y sobre los derechos de las mujeres , la fabricación de vacunas requiere medios de cultivo para reproducir microorganismos patógenos. El suero de ternera utilizado en Cuba comprado en Nueva Zelanda tarda 24 días y 17 horas en llegar a La Habana. Si este mismo producto se pudiera comprar en Boca Raton, Florida, llegaría en 17 horas.

Las mujeres científicas sufren largos turnos en sus trabajos y en casa. Una microbióloga explicó que pasó el Día de la Madre 2020 en su laboratorio, confirmando la presencia del virus en muestras de sangre, mientras que durante esa misma celebración en 2021 estaba revisando el proceso de vacunación. Otra científica no pudo acompañar a su hija en su cumpleaños de Sweet 15, porque estaba liderando la creación de una de las vacunas anti-Covid-19.

Desde principios de 2021 se han probado dos de las vacunas cubanas anti-Covid-19, primero realizando ensayos clínicos con pequeñas muestras de personas y, posteriormente, administrándolas a adultos mayores de 18 años. Las autoridades cubanas afirmaron que a mediados de junio se probará una de las vacunas en niños y adolescentes. Se considera que todos los cubanos serán vacunados antes de fines de 2021. Las mujeres son las principales encargadas de estas acciones.

El sistema de salud pública cubano tiene una gran experiencia en la vacunación de sus ciudadanos. Pero esta fue la primera vez que las vacunas fueron creadas en Cuba en meses, probadas y luego administradas a los cubanos rápidamente, durante la pandemia que las vacunas fueron diseñadas para controlar. Se dispone de recursos humanos profesionales altamente calificados para lograr el objetivo. En cambio, la falta de infraestructura material para llevarla a cabo es enorme.

La escasez afecta las farmacias (Foto: Ernesto Lahens).

Por ejemplo, Cuba no pudo comprar las jeringas para vacunar a la población porque durante los dos últimos años el bloqueo / embargo endureció sus medidas como nunca antes. Las vacunas no cesaron gracias a los suministros de jeringas donados por decenas de países.

He demostrado solo un poco de las habilidades que han adquirido las mujeres profesionales del sistema de salud pública, incluidas aquellas empoderadoras que alarman a los cubanos. Las mujeres ejercen su empoderamiento a través de la capacidad de toma de decisiones en sus campos, así como mediante un comportamiento independiente y su capacidad de liderazgo. Desarrollaron estas habilidades gracias a programas de promoción de la mujer que operaron continuamente durante las últimas seis décadas en todos los ámbitos de la sociedad, cambiando a medida que Cuba y las propias mujeres sufrían transformaciones. Este es un ejemplo de los derechos humanos de los que disfrutamos las mujeres cubanas.

La pandemia afectó gravemente a las mujeres trabajadoras que realizaron un agotador segundo turno. Además de hacer filas, implementaron y administraron protocolos de higiene entre los miembros de la familia para prevenir el virus, de usar máscaras al aire libre para llevar a cabo procedimientos extremos libres de gérmenes en el hogar.

Las abuelas colaboran en las clases a distancia (Foto: Ernesto Lahers).

Cuando cerraron las escuelas desde pre-kindergarten hasta el grado 12, los niños y adolescentes sustituyeron la asistencia diaria a las clases por verlas en la televisión. Tal reorganización educativa hizo hincapié en las mujeres en el hogar, que —sin formación pedagógica— debían ocupar el lugar de las maestras.

Las mujeres, incluidas las mayores de 60 años, aumentaron sus tareas del hogar cuidando a los miembros mayores de la familia, vivieran juntos o lejos. El 21% de los cubanos tienen 60 años o más. Sufren problemas cardíacos crónicos, cáncer, enfermedades vasculares cerebrales y pulmonares, que agravan las condiciones de salud del Covid-19, llegando incluso a la muerte. Barbara Zas y Jorge Enrique Torralba, miembros de la asociación cubana de psicología, publicaron un folleto en el que describían todo tipo de discriminación que sufren las mujeres cuidadoras. Al hacer público este problema, contribuyen a su solución.

La pandemia aumentó las tensiones familiares. El encierro domiciliario provocó traumas psicológicos que desencadenaron conflictos en la pareja, violencia de género, así como violencia contra los niños y las personas mayores en el hogar. Las redes sociales comunicaron estos hechos, invitando a psicólogos, sociólogos y educadores a dar consejos a la audiencia. Programas de televisión como “Perspectivas sin excusas” y “Rompiendo el silencio” presentan estos temas sin tabúes, llevando a los cubanos a debatir los temas.

Colegas de otros países me preguntan por qué la situación de mayores cargas para las mujeres continúa en Cuba, a pesar de los avances de las mujeres. Respondo que las mujeres cubanas progresaron tanto en igualdad que superaron a los hombres porque desmantelaron los mitos machistas , mientras que los hombres no. Esto cambió la forma de ser patriarcal de las mujeres y transformó las relaciones de género. No surgió de la nada, sino gracias a programas que, en primer lugar, promovieron la igualdad de las mujeres para que pudieran seguir avanzando. Como los hombres no borraron las actitudes discriminatorias, continúa la lucha contra el patriarcado arraigado en mujeres y hombres.

Es un proceso que no se detiene, plagado de contradicciones. Los bienes de consumo escasean y persisten los problemas de vivienda. El déficit habitacional hace que varias generaciones convivan bajo un mismo techo, lo que lleva a las mujeres a realizar todas las tareas domésticas con pocos recursos, como les enseñaron sus madres y abuelas. No les enseñaron a los hombres a hacer “pequeñas cosas de mujeres” porque podrían volverse homosexuales.

Foto: Ernesto Lahers

Durante la pandemia, la economía cubana no satisfizo las demandas de la población. La razón principal es el bloqueo / embargo de EE. UU. A mi país, que se volvió más restrictivo a partir de septiembre de 2019. Cuba no pudo importar los productos básicos necesarios para producir bienes para proporcionar mercados nacionales y extranjeros. El turismo estaba paralizado. En tales condiciones, Cuba continuó su experimento socialista lleno de fallas y aciertos, creando estrategias de supervivencia para enfrentar la pandemia y seguir desarrollándose. Incluyen acciones para continuar con el avance de la mujer.

El 8 de marzo, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel firmó el Programa Nacional para el Adelanto de la MujerPrograma nacional para el Adelanto de la mujer ) que traduce las disposiciones de la Constitución de 2019 sobre la mujer y la igualdad de género en procedimientos legales específicos, responsables en la vida cotidiana. Tiene una redacción clara que lo convierte en un documento de consulta que puede ser utilizado por quienes busquen respaldo legal que los acompañe en la denuncia de actos de discriminación.

El decreto identifica siete áreas para continuar el progreso de las mujeres, con el objetivo de resolver los problemas actuales, reconocer los avances logrados y poner obstáculos que deben ser enfrentados. La primera área tiene que ver con el empoderamiento de las mujeres.

Dicta acciones para facilitar las tareas domésticas, destacando las que padecen las mujeres trabajadoras, algo nunca referido con claridad en documentos anteriores. También destaca que estos servicios deben seguir el principio “… de compartir responsabilidades entre el Estado, el sector no público, las comunidades, las familias, así como entre hombres y mujeres”.

Concluyo con el comentario de un hombre que predice que el machismo cubano no durará para siempre. “La pandemia cambió muchas cosas. Ahora trabajo en línea en casa, mientras mi esposa investiga en su laboratorio. Entonces, cocino y hago filas, nuestro hijo lava los platos y ella lava la ropa. Nadie plancha».

*Texto publicado en ReVista Harvard Revieu of Latin America el 24 de junio de 2021 y tomado con autorización explícita de la autora.

Marta Nuñez
Marta Núñez Sarmiento (Cuba, 1946) Es socióloga y profesora titular y consultante de la Universidad de La Habana, de donde se retiró recientemente. Investiga cómo influye el empleo femenino en las relaciones de género en Cuba, así como las relaciones Cuba-EEUU. Es Máster en Sociología (Facultad de Ciencias sociales –FLACSO-, Santiago de Chile, 1971) y Doctora en Ciencias Económicas (Academia de Ciencias de la URSS, Moscú, 1983). Fue profesora invitada en universidades de República Dominicana, Suiza, Suecia, Estados Unidos, Canadá, España y Argentina. Imparte la asignatura “Género, raza y desigualdades” a estudiantes norteamericanos matriculados en el Programa Cuba del Consorcio de estudios avanzados en el exterior (C.A.S.A.) en La Habana. Imparte conferencias sobre “Relaciones de género en Cuba” a estudiantes universitarios norteamericanos durante sus estancias en Cuba. Ha sido consultora de género para agencias de Naciones Unidas (1988-2015), para la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (CIDA) (2007-2009), para la Asociación de Estados del Caribe (1999) y para ONGs. Es fundadora de la Cátedra de la Mujer de la Universidad de La Habana (1991) y del Casablanca Dream Group integrado por académicas feministas de países del Sur (2007). Fue experta del Consejo de Ayuda Económica (CAME) (Moscú 1978-1983) y consejera en la Embajada de Cuba en la Federación Rusa (1993-1997). Fue profesora invitada del David Rockefeller Center for Latin American Studies de Harvard (2010). Ha publicado en libros y revistas científicas de EEUU, Cuba, Canadá y otros países. Escribió la columna “Metodología de los por qué” en Unicornio de POR ESTO! (2018-junio 2020) Publicó el libro Yo sola me represento (2011). Ostenta la Orden por el Conjunto de su Obra Científica otorgada por el Rector de la Universidad de La Habana. Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Agosto de 2020