La revolución maya permitió medio siglo de independencia y autodeterminación, estableciendo gobierno en un territorio con ejército y religión propios, con relaciones diplomáticas y de comercio con la colonia británica.

Ante las circunstancias opresivas de la realidad social, de carácter estamental y corporativo que fueron las colonias americanas del imperio español, los criollos por una parte y los indígenas y mestizos por otra, desarrollaron un pensamiento propio, americano, cuyos tópicos acusan en modo acorde a sus visiones del mundo, la necesidad de hallar motivos de dignidad y significados para fundamentar sus identidades sociales.

La paz no se consigue con una actitud pasiva, sino por el contrario, requieren de muchísimo esfuerzo y trabajo para, por una parte, se generen espacios de paz y, por otra, para que estos espacios de paz tejan redes, vínculos entre sí.

Se me escapa de las manos el discurso, se derrama, se evapora. He de obviar la coherencia, mirarla de soslayo, si pretendo tocar el hueso.

Es interesante la paradoja que esta situación implica: el encierro resultado de un privilegio y la esclavitud laboral que nos obliga a salir, lo que nos lleva a reflexionar sobre los diferentes muros físicos y sociales que nos aprisionan.

Cada palabra que alienta este escrito es sólo para dejar constancia de dónde estamos, dejar entrever en el sueño de las noches largas que avecinan las tristezas, significa también el acto de desamor con el origen, con la tierra y con la energía de nuestro universo.

El síndrome de Estocolmo pervive porque nació en los años setenta. Hoy habría sido diferente. La palabra de una mujer tiene más valor y, sobre todo, se ha perdido esa confianza ciega en la policía. Hoy no habría habido un síndrome de Estocolmo, de la misma manera que tampoco hay un síndrome de Minneapolis para la gente que, como George Floyd, dejan de respirar así porque sí, sólo porque les están pisando el cuello.

"La historia la escriben los vencedores" es una frase que toma total trascendencia al referirnos a etapas de la historia de nuestro país que por esa obviedad hemos pasado por alto.

Existe la versión de que Inglaterra, desde su colonia de Honduras Británicas, proporcionaba armamento a los mayas cruzo’ob en su lucha contra el gobierno yucateco, esto se menciona como si se tratara de un obsequio de armas a los rebeldes dado el interés británico de quedarse con la porción territorial que es actualmente Belice.

Conocimos la Iglesia Anglicana, donde fuimos recibidos como esposos, y no teníamos nada que ocultar o sentir que incomodábamos a alguien, ahí supe que podía acceder a las órdenes sagradas, y realizando un proceso vocacional tomé la decisión de Ordenarme, primero Diácono en octubre de 2020 y Sacerdote, el 29 de mayo de 2021.