Se encuentra ya en la plataforma de Netflix la película El baile de los 41, historia que durante muchos años fue escasamente difundida, con nula documentación e información y casi exclusivamente recordada como una anécdota burlesca y caricaturizada, gracias a los cartones de José Guadalupe Posadas.

"Todas las mujeres solteras entre los dieciséis y treinta y seis años deben registrarse en… con el fin de pasar un examen físico para comprometerse con un trabajo de tres meses al servicio del Gobierno… Helena Citrónová era una de las jóvenes judías solteras de Humenné, una pequeña ciudad de Eslovaquia. La orden se difundió en marzo de 1942 por todo el país..."

Un caso inédito se dio en el año de 1803, con la Real Expedición Filantrópica, conocida también como Expedición Balmis, que partió de España bajo la dirección del doctor Francisco Javier Balmis y Berenguer, adepto a las corrientes de la ilustración y al lema de: ¡Hay que salvar al mundo!, quien siendo médico personal del rey Carlos IV, planeó y lo convenció de costear tan importante misión para erradicar la viruela en todos los dominios españoles.

La señorita María Teresa de Landa y de los Ríos, fue desde el principio considerada una de las favoritas, ya que era una mujer atípica para su época en muchos sentidos, era preparada y culta, gran lectora e incluso estaba estudiando en la escuela odontológica, segura de sí misma derrochaba carácter y fortaleza, pero nadie esperaba lo que habría de pasar.

Muros, naturales o creados por el hombre, han delimitado y propiciado la separación de los seres humanos a través de la historia. Argumentos son muchos: raza, religión, idioma, pensamiento, economía y otros muchos más, que han servido como pretexto y justificación para “aislar” y “proteger” a grandes masas, de los vecinos a quienes se considera diferentes o peligrosos.

La familia Moghrabi compuesta por el padre Kamel, su esposa Haniya, las dos hermanas de ella y ocho de sus nueve hijos se despertaron en la madrugada del 27 de abril de 1948 y partieron apresuradamente en dos vehículos hacia la frontera del Líbano. El viaje desde Akka en Palestina, hacia la ciudad de Bent Jubail habitualmente se hacía en una hora, ellos tardaron más de 20.

No todos tienen la suerte de llevar como tarjeta de presentación un nombre afín a su personalidad. Existen “Justos” poco equitativos, “Inocencias” nada ingenuas, “Luises” con escaso lustre y “Leticias” sin alegría. No es el caso de María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador, conocida simplemente como Leona Vicario.

—Mi padre intentaba apartarme de los libros, en cuanto me veía con uno en la mano… me buscaba tareas, fueran o no necesarias-, escribió Tara al recordar a su progenitor, un fanático mormón supremacista blanco y afecto a las armas...

En los días previos a su entrada al convento, conoció a Pedro, un joven bastardo de un importante personaje novohispano que era aspirante a fraile Agustino. Aciago día para ambos, ya que aun cuando fueron escasas las horas que hablaron, ambos quedaron prendados el uno del otro.