Arquitectura de los pueblos originarios como elemento generatriz del paradigma de cultura identitaria

La Arquitectura es un mensaje simbólico y distintivo del pueblo originario que la construye; expresa de manera natural los principios de su concepción, sus condiciones y composición ordenada, generalmente concebida por un orden cosmogónico. Es un reflejo de los elementos del paisaje, construidos culturalmente entre el paradigma de la identidad colectiva hacia lo individual, transformada por las etapas del tiempo material, autentificando su historia con las experiencias de vida con todo de esa cultura.

Podemos sugerir para esclarecer este esquema de la arquitectura como concepción material, que debe su creación al menos a dos partes importantes: sus condicionantes y sus componentes. Teniendo por las condicionantes el contexto físico natural y artificial, el contexto social, y todo lo que de alguna manera establezca límites de su entorno, las componentes están dadas por todos estos elementos que hacen de la arquitectura tangible: la forma, el espacio, la función, materiales y sistemas constructivos, la acústica, la háptica, la lumínica, entre otros. Estos esquemas son los opuestos complementarios generados por un solo fenómeno; el de refugio.

El hombre, como base de estos pueblos originarios y en su afán por mejorar la calidad de vida ha ido modificando su relación con el medio en el que transcurre su existencia, transformando la realidad en respuesta a sus necesidades y expectativas sociales y culturales en mayor medida, así como las económicas y políticas en menor régimen.

La naturaleza ofrece todos los materiales de construcción que la gente del campo, de estos pueblos originarios necesitan para generar esta arquitectura identitaria; y como máximo exponente tenemos la construcción de sus viviendas, donde el problema económico de su adquisición se elimina ya que solo requiere trabajo personal para recolectarlos y utilizarlos, se aprovecha de manera inteligente las características y potencialidades de los materiales de cada región.

Existen pocos restos y vestigios arqueológicos de las casas de los antiguos habitantes de los pueblos originarios, ya que se considera fueron hechas con materiales orgánicos, vegetales y destructibles, como se siguen haciendo en la actualidad en diversos poblados indígenas, resulta difícil determinar y explicar sus orígenes geométricos, de diseño o cuestiones formales en la arquitectura, generando especulaciones y suposiciones acorde a nuestra época, conocimientos y paradigmas. En el códice florentino se nos muestra una variedad de escenarios con las viviendas prehispánicas que merece un análisis sobre sus características técnico – arquitectónicas y culturales.

Al igual que en los murales del Templo de los Jaguares en Chichen Itzá, se puede ver la representación de una casa regional semejante a la vivienda vernácula actual, lo que permite afirmar que el conocimiento de los sistemas constructivos se transmite a través de generaciones, en lo que las viviendas vernáculas actuales poco han cambiado desde la época prehispánica, las casas y el estado cultural y económico de los indígenas no se ha modificado mucho, siguen en uso los tipos de viviendas ancestrales.

Ejemplos de arquitectura doméstica zoomórfica se encuentran los Kiwai de Nueva Guinea; que ven en sus viviendas a jabalíes gigantescos, también en el Golfo de Padua las casas más grandes representan un cocodrilo con la boca abierta; la plataforma de la casa es la mandíbula inferior y el largo alero es la mandíbula superior.

El vernáculo es mucho más que un estilo; es un código de buenos modales sin paralelo en el mundo urbano”

Rudofsky

En la Carta del patrimonio vernáculo construido (ICOMOS, 1999) se muestran casi como sinónimos los conceptos vernáculo y tradicional, aunque establece a la arquitectura vernácula como: “la expresión fundamental de la identidad de una comunidad, de sus relaciones con el territorio y al mismo tiempo, la expresión de la diversidad cultural del mundo. Constituye además el modo natural y tradicional en que los pueblos originarios han producido su propio hábitat. Representa parte de un proceso continuo, que incluye cambios necesarios y una constante adaptación como respuesta a los requerimientos sociales y ambientales”.  Define también el patrimonio vernáculo como: un modo de construir nativo de la propia comunidad con reconocible carácter local o regional ligado al territorio, teniendo una coherencia de estilo, forma y apariencia, así como el uso de tipos o patrones arquitectónicos tradicionalmente establecidos.

La creencia de que el parecido entre las construcciones domésticas; generalmente de viviendas y sus elementos constructivos alrededor del mundo, realizada por comunidades aisladas y pueblos originarios, constituyen casos evidentes de lo que se llama evolución paralela o convergente, esto es, desarrollos semejantes debido a medios y factores también semejantes, (Moya; 1988), factores como las condicionantes y componentes universales encontradas en la arquitectura.

La arquitectura vernácula debe su enfática longevidad a una constante redistribución de su conocimiento arduamente ganado por ensayo y error, canalizado en reacciones casi instintivas al mundo exterior enfrentados a su medio ambiente en donde los pueblos primitivos no tratan de dominarla. La constancia es la debilidad imperdonable del estilo vernáculo, no sigue una moda sino que evoluciona casi de manera imperceptible, en general se ajusta a las necesidades humanas sin caprichos de diseñador. (Rdofsky, 1999)

Debido a la industrialización en la construcción, las condicionantes y componentes de la arquitectura de los pueblos se modificó, notándose de manera importante en la construcción de las viviendas; se manifiesta una mezcla de las nuevas tecnologías con las antiguas, una simbiosis de materiales a partir de la utilización de acero, concreto armado predominante en los techos y pisos, muros de block, vigueta y bovedilla, desplazando a la piedra, la tierra, la madera y los materiales autóctonos y naturales. La arquitectura que reflejaba una cultura ancestral y originaria ahora refleja una cultura actual marcada por las evidentes muestras de falta de identidad, poca conciencia colectiva, sin determinación social y dominada por el mercado de consumo.

En la construcción civil y popular de las ciudades se intentó generar una arquitectura que fuera referente a todo este pasado, estas corrientes artísticas que pretendían la reivindicación de un sentimiento nacionalista, que buscaba identidad, y pugnaba por regresar a los orígenes nacionales al mismo tiempo que vincularse con los avances mundiales. Las más representativas: neomaya, neocolonial yucateco, neocolonial mexicano, neocolonial californiano, art decó, decó pop y neomaya decó.

smart

La Arquitectura es un mensaje simbólico y distintivo del pueblo originario que la construye; expresa de manera natural los principios de su concepción, sus condiciones y composición ordenada, generalmente concebida por un orden cosmogónico.

En México existen 132 Pueblos mágicos, cada uno siendo representativo de sus características arquitectónicas muy particulares, esta arquitectura rural de los pueblos originarios no es uniforme, no es posible confundir los pueblos de una ciudad a los de otra, puertos y pueblos se han convertido en trampas turísticas ocasionado por las propuestas de los gobiernos ambiciosos sin considerarles su modus vivendi.

Aún permanece en gran parte de la población urbana, de la población que no tiene contacto directo con este enfoque vernáculo de arquitectura originaria, que supone lo vernáculo como representación de pobreza, de falto de tecnología, incluso se consideraba lo vernáculo algo fuera de la arquitectura.

Debemos valorar el origen de muchas de las concepciones culturales que reflejan nuestro entorno, conservar los valores que han propiciado esta cultura, restaurar la arquitectura como elemento de identidad, darle el justo aprecio al conocimiento generado en cada una de las construcciones. Seamos portavoces en la propuesta de una arquitectura que rompa paradigmas y genere identidad y cultura.

¿Qué debemos conservar de la arquitectura de los pueblos originarios? ¿La esencia cosmogónica? ¿Sus condicionantes y componentes? O ¿Su identidad?

REFERENCIAS

Gómez A., Alcántara L.,(2008), El lenguaje oral de la tradición constructiva de Colima. Palapa, vol. III, núm. II, julio-diciembre, pp. 19-27. Universidad de Colima. México

Icomos (1999). Carta del Patrimonio Vernáculo Construido. México: UNESCO-ICOMOS.   

Moya Rubio, V. J. (1988) La vivienda indígena de México y del mundo. México: Universidad Nacional Autónoma de México.

Rudofsky Bernard, (1999), Constructores prodigiosos; Apuntes sobre una historia natural de la arquitectura. Árbol editorial. Bogotá; Colombia.

Gonzalo Coral
Arquitecto y Maestría en Arquitectura por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán. 2004 y 2010 Profesor de la Facultad de Arquitectura de la UADY de 2011 al 2017, de la Universidad Vizcaya de las América, del Centro Universitario de Valladolid (CUV) y la Universidad de Yucatán (UNY). Arquitecto responsable de los proyectos de Restauración de catorce edificios religiosos patrimoniales en el Estado de México derrumbados por el sismo de 2017. Asesor en dos proyectos sociales de vivienda en comunidades rurales sobre autoconstrucción asistida (en PLANCHAC 2015 Vivienda Popular como unidad doméstica sustentable; Medio ambiente y cultura) y Construcción de vivienda vernácula (en Tahdziú 2005). Y como Investigador asociado en el área de Seguridad en la construcción en los conjuntos de vivienda en serie del proyecto CONAVI – CONACYT clave 236282 y clave SISTPROY UADY 2015001. (2015 – 2016) Arquitecto copartícipe en la reconstrucción de viviendas destruidas por el sismo de 2017 en localidades de Chiapas, coordinando a estudiantes de Arquitectura participantes. Docente de las asignaturas de taller de materiales, Restauración, Taller de Proyectos y Teoría e historia de la arquitectura regional, Diseño Bioclimático, Así como de diversos cursos de materiales y sistemas constructivos, Técnicas de restauración y Autoconstrucción asistida de vivienda. Actualmente investigador sobre eficiencia en el uso de materiales entre los que destacan la madera, la tierra, la piedra y otros materiales naturales, así como la realización de proyectos arquitectónicos de vivienda.