Comentarios sobre la guerra

Volodímir Zelenski en la Asamblea parlamentaria de la OTAN celebrada en junio pasado en Madrid. EFE/ Chema Moya

En la reunión del grupo de los ocho, vía televisiva, Zelensky hizo un comentario que esconde un propósito: presionar a Europa a enviar más dinero y armas, apoyar a su ejército, volverlo más poderoso y así vencer a Rusia y poder ingresar con fuerza en la OTAN. Su comentario fue: “Ucrania es una trinchera que Rusia tratará de ocupar. Se trata de medidas vitales sobre seguridad y sobre nuestra capacidad y unidad, y la de ustedes”.

En un mensaje a los europeos, en un evento internacional en Helsinki, Antony Blinken aprovechó la ocasión y carga contra Putin al comentar que la guerra de Rusia en Ucrania disminuirá su poder e influencia durante los próximos años y por lo tanto, Ucrania debe pertenecer a la OTAN. La palabra pertenecer, suena como que tiene el sentido de propiedad y, en consecuencia, señala el camino de los tiempos próximos a un incremento de la guerra. Piensan que pueden ganar esa guerra. Aun no entienden que Rusia no ha expandido su poderío militar y, por ello, los europeos y los anglosajones, insisten en armar a Ucrania más allá de las posibilidades de los países. Pretenden, tal vez, un provecho muy remoto de compensación económica, si se ganara la guerra. Bordan en el vacío, puesto que no se ven posibilidades de tal suerte.

Secretario de Estado de los Estados Unidos en su visista a la ciudad de Hesinki, Finlandia el 2 de junio de 2023.

En la reunión de los siete, Francia empuja a que suceda la propuesta de Blinken, en tanto Alemania se muestra cauta para ofrecer un calendario concreto que determine la situación.

Por su parte, China dice, con respecto a esa reunión, que el riesgo de que la guerra se intensifique sigue siendo alto y les pide acabar con el suministro de armas para avanzar en el diálogo. La cultura milenaria sopesa las posibilidades y comprende que la guerra no va a ser ganada  y sí, por el contrario, llevaría a extremos muy peligrosos para la humanidad, puesto que las poderosas armas rusas, que no han salido al frente, tienen un poder de destrucción vasto que dejaría al mundo en terribles situaciones y de suma gravedad.

En la reunión de Oslo, se trató de establecer, por parte de los gobiernos europeos, un marco de garantías de seguridad, lo más real posible, “no sabemos cuándo termine la guerra; pero debemos asegurarnos, que, cuando esto ocurra tengamos acuerdos creíbles, en marcha, para garantizar la seguridad de Ucrania, en el futuro, y romper el ciclo de agresión de Rusia. Se cierran a entender que fue Rusia la agredida en 2017, en la región del Dombás, considerado su territorio y que fue ratificado por procesos electorales que ratificaron esa relación.

Fue Ucrania la que inició el conflicto, alentado por Victoria Nuland; primero cambiar al gobierno de Ucrania y poner a Zelensky e intentar ocupar ese territorio; después por la necesidad de hacerse de las riquezas alimentarias y de recursos naturales de la región.

El Parlamento Europeo cambiará de presidente, pero están en contra de que sea Hungría quien lo presida; esto es que no aceptan a Víctor Orban quien preside ese país. Geraldine Delbos, diputada de los Verdes en dicho parlamento, señala que desde otoño han estado tratando de desencarrilar esa candidatura que le corresponde. Esta diputada se apoya en que “Hungría no es una democracia completa, es un sistema híbrido, entre democracia y autocracia, y es por esta razón que estamos muy preocupados porque una presidencia tenga lugar en estas condiciones. La resolución del Parlamento Europeo pide al consejo que encuentre una solución. El presidente de Hungría, Víctor Orban, seguramente seguirá manteniendo sus lazos de amistad con Rusia”.

Víctor Orban, presidente de Hungría

Sophie Intveld, diputada por los Países Bajos, piensa y expone que el Sr. Orban va a utilizar esta posición para sus propios fines, para dirigirse a su propio púbico, ignorando a todos los demás.

Judith Varga, ministra de justicia de Hungría. Dice que, en la Unión Europea, no hay democracia, no hay estado de derecho. Están atacando constantemente a las elecciones libres y no aceptan los resultados de los ciudadanos húngaros, quienes en nombre de la democracia eligieron gobierno. No respetan el estado de derecho y el Parlamento Europeo, no tiene ningún papel que desempeñar.

No cabe duda de que Rusia es la piedra en el zapato y no se la pueden quitar. Las relaciones ruso-húngaras entorpecen la visión de los anglosajones. Éstos sí sacan provecho de esta guerra y en consecuencia, ordenan quienes serán los líderes de los gobiernos y tirarles la línea de mando, so pena de recibir sanciones si están en el acuerdo. Un gran valor de la ministra de justicia, al señalar estos datos, en la puerta de entrada a la sesión del parlamento.

Resalta, como evidencia la rusofobia, alimentada por los anglos y los gringos, quienes manipulan a los gobiernos a seguir “las instrucciones” que deriven de acuerdo con sus intereses”.

José Perulles López
José Perulles López nació en Mérida, Yucatán, en noviembre de 1935. Ha sido maestro desde educación primaria a Universidad. Es Maestro en terapia de pareja y familia. Su interés y estudios en geopolítica, le ha llevado a impartir conferencias sobre temas de polìtica internacional. Es escritor de la novela costumbrista "Pozo Amargo ".