Justamente fueron los zapatistas uno de los movimientos que en particular llamaron la atención de Wallerstein, debido a que su impacto en todo el planeta ha logrado conformar una red mundial de solidaridad.

“La guerra que los norteamericanos pensaron que luchaban contra el Talibán, no era la guerra que los aliados afganos peleaban. Esto hizo que la guerra de EEUU, como cualquier otra aventura neocolonial similar, estuviera condenada desde su inicio”.

A medida que fueron implantando las necesarias cuarentenas y prácticas de distanciamiento social para contener la pandemia, el mundo ha entrado en una gran recesión afectando a las cadenas de producción, al comercio global y a los mercados financieros.

Una estrategia de asfixia de seis décadas, más el cerco de guerra económica de los últimos cuatro años, unido a la ausencia de ingresos por turismo debido a la pandemia, han provocado en Cuba una aguda situación de desabastecimiento en todos los órdenes.

El presidente de EEUU condenó a Cuba como un “estado fallido” que provocó “el estallido social” del domingo 11 de julio. Dijo estar dispuesto a despachar vacunas a Cuba sólo a través de una organización internacional que asegure administrarlas a la población. Mantuvo así las puertas abiertas para un “corredor humanitario” que desembocaría en un “cambio de régimen”. Omitió el siempre presente bloqueo.

La esperanza es uno de los elementos motores de la historia humana y sus formas son variadas, pero en su interior, refiere sin titubeo elementos que aglutinan sentimientos puros por el bien común.

En las últimas semanas, las autoridades cubanas les han puesto un ritmo más acelerado a los cambios prometidos en los dos últimos congresos del Partido Comunista, y la aplicación de un grupo de medidas ofrece señales de la necesidad del movimiento.