La crudeza del genocidio, la vileza del exterminio buscado por el sionismo contra Palestina ha dado más señales al intensificarse los ataques y bombardeos en Rafah y en zonas de la Franja de Gaza

La crisis política que se vive en Ecuador desde meses atrás, ha rebasado las leyes internacionales y violado la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomaticas y la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954

¡Palestina será libre!, es el clamor que hoy une a los pueblos del mundo, tras más de 200 días del recrudecimiento del genocidio.

Tras la votación en la Asamblea General de la ONU en días pasados, ¿qué falta para que Palestina sea recpnocido como un Estado en plenitud de derechos?

Netanyahu decía, que el norte de la Franja de Gaza tendría que ser abandonado porque sería arrasado por los soldados israelíes y les recomiendan establecerse hacia el sur, porque ahí estarían más “seguros”, “más protegidos”...

Sin duda, no sólo la guerra es un negocio, sino que el desprecio por la humanidad es una característica del imperialismo.

La ONU comienza a reconocer las señales del genocidio que se efectúa por el sionismo, en tanto que Milei intenta desempeñar el papel desintegrador y conflictivo en Latinoamérica.

El imperialismo es sabedor de que un libre y equilibrado flujo de la información en el mundo pondría fin a su catarata de mentiras, embustes, engaños, medias verdades o falsedades completas, que hoy inundan los canales de comunicación.