De la pantalla grande a nuestro mundo de vida: Contagio

Nuestra vida ha cambiado ante la crisis sanitaria que vivimos hoy en día. Para los cinéfilos que nos quejamos de la falta de tiempo para ver las películas que se quedaron en lista de espera, o las que deseamos repetir (como en este caso), ya no hay excusa para no acurrucarnos en la comodidad de nuestro sillón, mecedora, cama o hamaca, para disfrutar del séptimo arte.

Para la gran Susan Sontag, en una entrevista de 2004 menciona que un cinéfilo “es alguien que ha experimentado el cine como una gran forma artística… que sigue viendo y buscando las mejores películas que se hacen, hoy en día, en cualquier parte del mundo” (1). Y yo agregaría que un cinéfilo es también aquel que repite las películas que le apasionan y revive la experiencia como la primera vez. ¡Nos podemos llevar una gran sorpresa!

Este artículo no tiene como objetivo hacer un análisis científico de las pandemias, pero sí intenta hacer una lectura desde la representación cinematográfica de la película Contagio. El cine como una ventana que nos permite apreciar la realidad desde la visión de sus creadores. Podemos cuestionar sus argumentos y hacer varias lecturas de lo que se está representando, cómo se está representando y qué efectos tiene en nosotros como espectadores; por supuesto desde un ámbito sociocultural.

¡Pero esta es una película de Hollywood!

Contagio es un blockbuster, con un guion que no se queda corto y permite que la trama transcurra de manera pertinente de principio a fin. Algo poco usual en las grandes producciones de Hollywood. Por tal motivo, y para empezar a hablar de cine, les propongo que aprovechen para verla de nuevo, y si no la han visto, ¡llegó el momento!

Reparto de estrellas

El reparto que reúne Contagio y Steven Soderbergh es otra de las razones para apreciarla, como la ya mencionada Gwyneth Paltrow, Matt Damon, Kate Winslet, Laurence Fishburne, Marion Cotillard, Jude Law, Laurence Fishburne, Bryan Cranston y el veterano Elliott Gould.

El filme no tiene un protagonista, de hecho no es necesario, cada uno aporta con su talento al momento de su aparición. No hay una actuación que sobresalga de las del resto, quizá debido al corte documental que acertadamente le dio Soderbergh, y que hace que la historia se represente lo más real posible.

¡Contagio!

Hace nueve años el director Steven Soderbergh estrenó la película Contagio (Contagion), filme encabezado por grandes estrellas en su reparto, característica a la que Soderbergh nos tiene acostumbrados. No es spoiler comentar el argumento, debido que es algo evidente. Un virus desconocido se expande rápidamente por el mundo, ante la incertidumbre de la población, los gobiernos, las instituciones y las farmacéuticas que luchan por fabricar una vacuna.

¿Qué tan válido es el argumento de Contagio?

El epidemiólogo Ian Lipkin, profesor de la Universidad de Columbia se encargó de brindar validez científica al guion, escrito por Scott Z. Burns. No olvidemos que en 2009 sobrevivimos a la gripe A(H1N1), también nombrada gripe porcina, una pandemia que si bien se controló, cobró una cantidad considerable de víctimas. Este argumento también se menciona en el filme, de igual manera se maneja la hipótesis de que fue la mordedura de un murciélago lo que ocasionó el nacimiento del virus MEV-1, proveniente de Asia, específicamente de Hong Kong.

Ficción o realidad

La influenza A(H1N1) provocó incertidumbre. No sabíamos cómo afrontar la situación, de qué manera protegernos y dónde se originó. A manera de presagio, como mencioné anteriormente, mucho de lo que se representa en Contagio es similar a lo que vivimos hoy en día con el coronavirus, pero sin llegar a los niveles de mortalidad que se mencionan en Contagio por el virus MEV-1.

Es un hecho que Steven Soderbergh no usó una bola de cristal para predecir el futuro, las pandemias siempre han existido. Sin embargo, Contagio es un precedente por la manera en que muestra el nacimiento de un virus, y a una sociedad que no está preparada para hacerle frente a una pandemia de dicha magnitud.

¡Alerta de spoilers! En la película Beth Emhoff, personaje que da vida la actriz Gwyneth Paltrow, regresa a Estados Unidos, específicamente a Minnesota; proveniente de Hong Kong, después de un viaje de negocios, arriba a la ciudad de Chicago. Ella es el paciente cero que esparce el virus. Mismo que inicia el contagio masivo que terminará con la vida de 27 millones de personas en el mundo.

Contagio muestra a una sociedad que no entiende lo que ocurre, la desinformación promueve el consumo de un medicamento con la finalidad de curar la enfermedad, y por otro lado, el consumismo voraz, hasta llegar a la violencia extrema. Otros aspectos para cuestionar es el papel de las organizaciones, donde las faltas a la ética son evidentes. Una situación que trascendió la pantalla para reflejarse en los supermercados y farmacias del país, por ejemplo.

A manera de cierre de función

Para finalizar y a manera de reflexión en torno a lo que estamos viviendo con el coronavirus, y con lo expuesto en Contagio, me pregunto ¿Quiénes serán los primeros en recibir la vacuna? ¿Cuánto tiempo tendremos que esperar? ¿Qué tan confiable ha sido la función de las organizaciones durante estas crisis? Aclaro, no me refiero a dejar de creer en ellas, pero aun así surge tal cuestionamiento. ¿Por qué como sociedad nos cuesta tanto ser conscientes de lo que pasa? A los gobiernos del mundo les pregunto, ¿en verdad están apoyando a los menos privilegiados, a las personas en situación de calle, a las familias que perdieron sus empleos y familiares, y demás población afectada por la pandemia de COVID-19? Ustedes cinéfilos, ¿qué opinan?

  1. Molina Fox, V. (2004). Pasión por el cine: conversación con Susan Sontag. Letras Libres, (61), enero, 24-29. https://d3atisfamukwh6.cloudfront.net/sites/default/files/files6/files/pdfs_articulos/pdf_art_9276_7287.pdf
Eduardo Ramírez Hernández
Eduardo Ramírez Hernández Maestro en Estudios Socioculturales por el Instituto de Investigaciones IIC-Museo de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).