Fin del bloqueo contra Cuba

AMSA

En medio del contexto de la grave crisis que lacera a la humanidad en gran parte del mundo por los efectos del Covid-19 y las contradicciones del sistema capitalista manifiestas desde antes del inicio de la pandemia, miles de voces a lo largo de más de 50 ciudades en los diferentes continentes del mundo, han exigido nuevamente el fin del bloqueo genocida impuesto por el imperialismo estadounidense contra Cuba desde hace 60 años, a través de diversas jornadas y manifestaciones como las caravanas denominadas “Puentes de Amor” convocadas por activistas y familias cubanas residentes en los Estados Unidos, así como mediante otras iniciativas en las que miles de ciudadanos del orbe han dejado claro que debe ya eliminarse cada una de las restricciones económicas, comerciales, financieras y de todo orden impuestas con la finalidad de asfixiar al pueblo cubano y destruir a la revolución socialista que en la isla caribeña resiste con dignidad la continua agresión imperialista.

El bloqueo contra Cuba significa por lo menos afectaciones diarias de entre 12 y 15 millones de dólares, estas pérdidas millonarias se han incrementado con los años y con la agudización de las medidas, tan solo el ex presidente Donald Trump, implementó 240 medidas contra la Revolución y su pueblo, dando continuidad a la política injerencista de los Estados Unidos en el mundo y muy particularmente sobre Cuba, medidas que continúan en vigencia ahora durante la presidencia de Joe Biden. Las afectaciones actuales impactan directamente en sectores como la salud y la educación debido al contexto agravado por el Covid-19, aunque en realidad, uno de los fines del imperialismo es justamente desarticular las conquistas materiales y espirituales de la revolución, siendo la salud y la educación, ejes primordiales para el desarrollo del proyecto socialista en Cuba.

La intensificación de las medidas imperialistas ha generado “pérdidas a Cuba en el orden de los 5 mil 570.3 millones de dólares. Esto representa un incremento de alrededor de mil 226 millones de dólares con respecto al período anterior. Por primera vez, el monto total de las afectaciones ocasionadas por esta política rebasa la barrera de los cinco mil millones de dólares, lo cual ilustra hasta qué punto se ha intensificado el bloqueo en esta etapa”, según indica el informe de la Asamblea General de las Naciones Unidas intitulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, que analiza el periodo de abril de 2019 hasta marzo de 2020.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas tendrá lugar este 23 de junio (2021) una nueva votación de la Resolución 74/7 que se refiere a la necesidad de levantar el bloqueo, en cuyo marco el gobierno cubano presentará los datos más recientes de la afectación que genera esta inhumana política imperialista. Dicho informe también deja en claro que “El bloqueo constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todas las cubanas y todos los cubanos. Por su declarado propósito y el andamiaje político, legal y administrativo en el que se sustenta, califica como un acto de genocidio a tenor de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio de 1948”.

En ese sentido, exigimos el fin del bloqueo genocida contra Cuba que ha implementado el imperialismo estadounidense durante décadas, un bloqueo que limita las posibilidades de vida del pueblo cubano, y que, a pesar de él, la Revolución ha sabido surcar la tormenta que representa, guiándose siempre, por el camino de la dignidad, demostrando al mundo entero, que sí es posible la construcción del socialismo y de un mundo mejor sin la injerencia del imperialismo. Cuba es ejemplo de dignidad para los pueblos del mundo por sus convicciones revolucionarias que la rigen y por la fortaleza de su pueblo dispuesto a defender su soberanía y autodeterminación frente a cualquier embate.

Cristóbal León Campos
Cristóbal León Campos es Licenciado en Ciencias Antropológicas con Especialidad en Historia por la Universidad Autónoma de Yucatán. Integrante fundador de la Red Literaria del Sureste México-Nuestra América. Es editor de Disyuntivas. Cuaderno de Pensamiento y Cultura. Colaborador de Por Esto!, La Jornada Maya, Novedades de Yucatán, De Peso y diversos medios impresos y digitales. Coautor del libro Héctor Victoria Aguilar. Esbozo para una biografía (SEGEY. 2015), coeditor del libro Migración cubana y educación en Yucatán. Actores, procesos y aportaciones (SEGEY, 2015), autor de En voz íntima (Disyuntivas ediciones, 2017). Miembro de la Asociación Mexicana de Estudios de la Caribe (AMEC) y del equipo de promoción de Archipiélago. Revista cultural de Nuestra América (UNAM-UNESCO), miembro de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC). Fue coordinador académico de la Casa de la Historia de la Educación de Yucatán de 2010 a 2019. Actualmente es Coordinador de la Cátedra Libre de Pensamiento Latinoamericano «Ernesto Che Guevara».