La novia. Danza macabra para recién casados

Foto: Gloria Minauro

Partitura visual en dos actos

Idea original: Erika Torres
Dramaturgia: Erika Torres Polanco y Claudia Landavazo
Asesoría Teatral: Luis Martín Solís

Personajes que figuran:
LA NOVIA
EL GALÁN
EL VILLANO

Introducción

Inmersos en un mundo de suspenso y aventuras, tres personajes atraviesan los estadios simbólicos de la novia; noble y flexible a los avatares de un solo destino: ¡Casarse!

Cálida y candorosa, la novia corresponde al ideal con el que la mayoría de las niñas han crecido y para el cual se preparan durante el primer tercio de su vida (¡Si logran sobrevivirla!). Ávidas de aventuras recurren a los sueños de héroes que las rescatan y se vuelven sus futuros maridos… cosa que no sucede en esta obra.

Inspirada en el cine silente de aventuras, películas contemporáneas de Europa del Este y Oriente, La novia es un espectáculo de teatro gestual, danza y muñecos que invita al espectador a disfrutar de uno de los arquetipos más importantes en todas las culturas.

ACTO I

Escena 1
ÉRASE UNA VEZ…

MÚSICA DE CUERDAS SUGIRIENDO EL PRINCIPIO DE UNA HISTORIA. UNA ATMÓSFERA DE ANTAÑO. COMIENZA LA CEREMONIA ESCÉNICA.

La novia sentada en su sillita de toda la vida,
doblando pañuelos blancos.

El galán entra a caballo,
va directamente hacia la novia con la intención de lucirse y conquistarla.
La saluda y realiza actos de magia con los que pretende enamorarla.

La novia se sorprende cuando el galán aparece.
Cae inmediatamente enamorada
y se regocija con los trucos de magia que le obsequia el galán.

“Abracadabra: una paloma sale del sombrero,
y polvos mágicos para el amor…”

El último regalo a la novia es un corazón: El galán le declara su amor.

La novia recibe el corazón en señal de compromiso.
Ella le da a cambio un pañuelo que saca de su pecho suspirante.

El galán lo huele,
lo guarda cerca de su corazón y se pone el sombrero:
Es hora de partir…
La rodea y en señal de una segura separación,
agita el pañuelo que la novia le regalara
en señal de despedida.

La novia le contesta con otro de sus pañuelos,
se enjuga las lágrimas y se lo entrega al galán.

El galán aspira el perfume del llanto de su amada,
se despide agitando ambos pañuelos absurdamente
y desaparece a galope en el horizonte…

El galán sólo quería hacer un compromiso rápido,
para cuando regrese casarse con ella y ser felices.
La suerte estaba echada.

La novia nunca se imaginaría lo que seguiría en su vida.
En su sillita de toda la vida lucía etérea y brillante.
El enamoramiento aturdía todos sus sentidos de alerta

Escena 2
RAPTO DE NOVIA

VIENE DE LA TRADICIÓN DEL CINE DE HÉROES Y VILLANOS DE LOS AÑOS 20 Y LA REPRESENTACIÓN EN VIVO DE LOS EFECTOS SONOROS COMO EN LA RADIO DE ESA ÉPOCA.

Está la novia sentada llorando la ausencia del galán,
con su nuevo corazón en la mano.
 
La intérprete que hacía el galán se transforma en villano:
Se cambia de sombrero, se afloja la corbata, se suelta la camisa
y se pone unos bigotes.
 
El villano acecha a la novia,
Estudia sus movimientos.
 
Ve que su tesoro es un corazón que ella ostenta en una mano, como una joya preciada. La actitud de la novia despierta los deseos más profundos del villano:
Robarle la joya y aprovecharse de la indefensa mujercilla.
 
Sigilosamente se acerca por detrás, midiendo peligros y consecuencias,
y la sorprende arrebatándole el corazón.
 
El corazón de la novia es lanzado fuera de su alcance.
La novia angustiada intenta recuperarlo.
El villano aprovecha ese gesto para besarle la mano sorpresivamente.
Ella lo rechaza.
El villano la saca bruscamente de su sillita de toda la vida.
 
La novia quiere recuperar su corazón.
El villano lo estruja.
La novia se horroriza y grita.
El villano vuelve a estrujar el corazón de la novia.
La novia vuelve a gritar.
El villano lanza el corazón de la novia lo más lejos posible,
va hacia la novia, la huele y la besuquea.
La novia se asquea, llora y tirita de horror.
El villano toma su tiempo mientras prepara un viejo truco: la somete con formol.

La novia cae inconsciente.
Se desdobla en una actriz que observa como su personaje se separa de ella y queda en escena, como títere, en las manos del villano.
 
El villano saca debajo de la manga de su smoking un vestidito de novia y un velo con los que armará una noviecita de mano que sustituirá a la actriz.
 
Cuando el villano acomoda la ropita de la noviecita,
la actriz huye despavorida en una trayectoria de zig-zag
en diagonal al infinito…

Mientras el villano observa a la noviecita de mano,
la actriz regresa de lo lejos, llega al micrófono y a partir de ese momento,
a manera de radio teatro, la actriz realiza los efectos especiales de lloriqueos de la noviecita de mano y los relinchos del caballo del villano.
 
El títere-noviecita de mano comienza a cobrar vida
y se horroriza al verse poseída por las manos del villano.
Solloza y tiembla…

Efecto 1: la actriz balbucea en guirigay.
 
La fragilidad de la noviecita desespera al villano.
No sabe que hacer, la amenaza y la golpea.
 
Efecto 2: La actriz grita cuando la noviecita es golpeada.
 
La noviecita se sorprende de la brutalidad con que la trata el villano
y se queja.
 
Efecto 3: La actriz balbucea en guirigay.
 
El villano la golpea de nuevo.
 
Efecto 4: La actriz grita de nuevo y más fuerte.
 
La noviecita se queja amargamente del villano.
 
Efecto 5: La actriz balbucea en guirigay
 
El villano alza su mano, amenazando con golpearla aún mas fuerte.
 
Efecto 6: La actriz emite un largo alarido.
 
El villano finalmente noquea a la noviecita
y ésta pierde el sentido.
 
Efecto 7: La actriz emite un alarido cortado
y golpea con su zapato el suelo
emulando el sonido de la caída de la noviecita.
 
El villano recoge a la noviecita
y se monta en su caballo para huir.
 
Efecto 8: La actriz relincha.
 
El villano cabalga delante de la actriz,
checa la dirección del viento para decidir hacia donde se dirigirá…
 
Efecto 9: La actriz relincha de nuevo.
 
El villano observa la nueva ruta
y decide cruzar las grandes aguas,
arriesgando su vida…
y la de la noviecita.
 
Después de un esfuerzo sobrehumano,
llegan a tierra sin caballo y agotados.
El villano le da golpecitos a la noviecita
para que saque toda el agua que ha tragado.

Efecto 10: La actriz tose.
 
Ya fuera de peligro pero aún maltrecha,
la noviecita le reclama al villano su imprudencia.
Él intenta tranquilizarla con caricias.
 
Ella lo desprecia,
el villano se ofende
y alza su mano amenazándola con recurrir una vez más a los golpes.
La noviecita lo enfrenta.
El villano le lanza una bofetada.
 
Efecto 11: la actriz grita.

La Noviecita lo ve incrédula.
El villano la golpea de nuevo.
 
Efecto 12: La actriz grita más fuerte
 
El villano desesperado por sus berridos, la noquea.
 
Efecto 13: La actriz ejecuta un grito cortado.
 
La noviecita se desvanece,
y al fin en silencio,
el villano es vencido por el sueño.
 
Mientras el villano duerme, la actriz conmovida por el infortunio de la noviecita se deja poseer por el amargo sentimiento de desolación
y representa teatralmente una dramática salida:
 
Llora y canta,
canta y se emociona.
Se siente cantante famosa
y como diva, canta su tragedia mientras se “envuelve el cuerpo” (irracionalmente y para ser fiel a la trama) con una soga de hilo.
 
En su éxtasis es poseída por el alma de la noviecita,
recupera su personaje de novia indefensa, y huye con todo y amarras.

El villano despierta solo…
Se levanta sobresaltado y corre en busca de la novia.
Encuentra su corazón y al encontrarlo encuentra a la novia.
 
El villano toma la sillita de toda la vida de la novia
y se sienta más cerca de ella para amenazarla.
Sabiéndose con el poder en sus manos,
amenaza con comerse el corazón.
La novia grita y se tira al suelo.
 
La amenaza nuevamente,
mientras piensa en una tortura más efectiva:
Al villano se le ocurre amarrar a su víctima en las rieles del tren ¡para que la arrolle!
 
El villano toma la silla de la novia
y silla y villano se convierten en tren.
 
El tren arrolla a la novia cuatro veces,
entre carcajadas y amenazantes sonidos de locomotora
¡pu-puuuuuuuuuuuuu!
 
La novia grita mientras el villano la tortura convertido en trenecito.
 
El villano deja pasar el tiempo sentado en la silla.
La novia aprovecha el momento
e intenta huir arrastrándose como cachalote fuera del agua.
 
Al villano se le ocurre que sería divertido patear a la novia ¡y lo hace!
La novia rueda por el impacto de las patadas.
El villano la levanta por la cuerda
y la jala a la alameda del pueblo siguiente.

En un descanso del camino,
le pone un letrero de EN VENTA al cuello y la exhibe.
 
Saca de su bolsa un pañuelo para secarse el sudor.
Toma a la novia secuestrada por la cuerda.
La novia pronto adivina su destino:
¡El villano la pondrá en venta!
 
El tiempo se alenta y ambos personajes intensifican su tono dramático,
perpetuando su relación novia-villano.
Aprovechando la imagen arquetípica
avanzan hacia delante
y hacia atrás absurdamente.
 

Escena 3
VENTA DE NOVIA

ESCENA DE CINE SILENTE. ENTRE LA TRATA DE BLANCAS Y LA GITANERÍA

Foto: Gloria Minauro. Aparecen: las actrices-bailarinas Erika Torres y Claudia Landavazo.

Como en una escena medieval,
el villano exhibe por la plaza (de un pueblo “x”) a la novia,
buscando quien la compre.

Consiente de los propósitos del villano,
la novia enojada hace berrinche de impotencia:
se rehúsa a colaborar para su venta.
 
En actos de exhibicionismo
el villano la morbosea y se ríe,
la desata y ¡comienza la venta!
 
El villano la arrastra para exhibirla como mercancía.
La novia notablemente enojada intenta zafarse.
El villano logra poner a la novia en venta y comienza su pregón:
 
¡Vengase mi novia, para que la vean de cerquita!
 
La arrastra hacia un taburete de venta imaginario.
 
¡Mírenla que buena carne tiene!
 
La toma de un brazo.
 
¡Que bien alimentadita que esta!
 
Calibra el otro brazo…
 
¡Donde ha visto un jamón así!
 
Toquetea una pierna y la exhibe.
 
La novia se niega a reaccionar.
 
El villano la somete con maltratos.
Entre ventas y alegatos,
muestra dientes, cara y brazos
y la novia se revela,
arrebatándole los brazos…
 
El villano reacciona con mayor violencia
y la maltrata hasta convertirla en una especie de pelota
rebotándola contra el piso.
 
La novia-pelota por inercia rebota.
El villano sin tocarla
la observa como freak de feria
y aplaude su acto.
 
La novia vuelve en si.
Se cree libre de ataduras
y se aleja
olvidándose por un momento de su condición de esclava.
 
El villano divertido por la falsa liberación de la novia,
la observa dando tiempo al inminente regreso.
 
Mientras se aleja,
la novia revive en su cuerpo las humillaciones de las que fue víctima,
y fortalecida por el deseo de venganza
regresa y se lanza sobre el villano.
 
El villano la recibe con exceso de seguridad,
mientras la novia se lanza sobre él con toda la fuerza de la que es capaz.
 
Lo jala de la corbata
y lo manipula con giros y cabrioles.
El villano se burla.
El jaloneo resulta ser tan fuerte,
que el villano se asusta y se aleja.
La novia lo sigue y lo acosa,
le jala la ropa con movimientos incisivos
y lo golpea y tira al suelo.
El villano, del susto, sufre una regresión
y ve en la novia la terrible imagen de su madre.
 
Sometido por el recuerdo su actitud, cambia radicalmente.
Ante su inesperada fragilidad,
la novia se enternece y se siente culpable de haberlo maltratado.
Lo acicala tiernamente y lo toma del brazo.
El villano se conmueve…
 
Y ambos descubren que no están solos en el mundo.
Bailan juntos hasta el amanecer.
 
La novia aplaude la danza del villano.
El villano baila un solo espectacular
y a medida que la danza crece,
su verdadera naturaleza egocentrista se vuelve a revelar.
 
La novia asustada reacciona
y aprovecha para escapar.
 
El villano ni se entera…
Cuando éste hace su caravana final
y presenta a la novia para el aplauso,
se da cuenta de que ha escapado
y la busca con la mirada por toda la plaza.
 
Mientras el villano hace su final de presentación…
La intérprete que encarna la novia se convierte ahora en el galán,
se quita el vestido de novia, se pone un smoking
y toma el sombrero del galán.
  

Escena 4
DUELO PUSILÁNIME

DANZA DANZA. VIENE DE LA TRADICIÓN DE LOS DUETOS-DUELOS EN LA COMEDIA DE ACCIONES ABSURDAS DEL CINE SILENTE: DUELO DE CABALLEROS INGLESES, DANZA FLAMENCA, DUELO DE COWBOYS Y FARSA GITANA.

Ese mismo día en la plaza.
 
El galán que había conquistado a la novia en el acto 1,
regresa de su viaje y se entera de TODO!
¡Ahhhhhhhh!
 
Busca al villano en la plaza, entre toda la gente.
Lo encuentra y de manera elegante lo reta a duelo.
 
El villano lo reconoce,
lo saluda y le contesta aterrorizado:
no le queda otra que aceptar.
Mientras se amarra la falda para el duelo,
el villano busca en su cabeza vacía una solución.
 
El duelo comienza:
Una danza de duelo que se entremezcla con saludos,
danzas prodigiosas y peleas.
Cada que el galán lanza una ofensiva,
el villano intentará diluirla con danzas y manierismos.
 
Los contrincantes miden fuerzas.
 
El galán toma la iniciativa
y lanza al villano a una esquina.
 
El villano hace como que vuela cual angelito
y en contraste embiste con ferocidad.
 
Enlazados de brazos
los contrincantes intentan dar el primer paso uno antes que el otro,
aunque la regla del duelo indique lo contrario.
 
Avanzan…
Y retroceden absurdamente.
 
El galán manipula al villano.
El villano intenta seguir la coreografía pero se resbala
y como puede, lanza al galán por los aires.
El galán aterriza armoniosamente
y lo reta a seguir el duelo.

La siguiente etapa del duelo consiste en elaboradas danzas españolas
que se ejecutarán con galanura.
Se toma como un intermedio.
 
Danzan y flamenquean.
Los dos machos se miran,
ven para todos lados.
Se retan con dos peinetas inexistentes
que son armas punzo cortantes…
 
El villano acorrala al galán.
Se separan con virtuosas pirueteas,
rematando en pose de cowboys.
Avanzan como cangrejos escaldados,
desenfundan y realizan suertes con sus pistolas.
Enfundan y avanzan.
Se miden las narices…
 
El villano disuelve danzando hula – hula.
El galán lo sigue.
 
Sorpresivamente, el villano comienza a retroceder
y la escena se repite en reversa.
El galán termina acorralando al villano
en el enfrentamiento de las peinetas.
 
Van rápidamente por sus sombreros
y se disponen a avanzar…
y avanzan como caballeros ingleses.
 
El galán alardea y se pasea como un torero.
El villano embiste: ¡Olé!, ¡olé!, ¡olé!
Un lance con el capote,
otro lance y saca las banderillas.
El galán acierta mortalmente en el ego de su adversario.
El villano sale corriendo herido de orgullo.
 
Intermedio dancístico:
se interpone la danza flamenca.
 
El villano danza su rabia.
Como va ganando,
el galán baila como todo un majo.
 
A punto de terminar la danza,
el villano intenta suicidarse,
ante su poca confianza de ganar el duelo.
A último momento, maliciosamente,
opta por amenazar al galán con su pistola.
 
El galán se asusta.
El villano no sabe si matarse o matar…
Decide lo segundo…

Muere el galán.
 
El alma del galán se separa de su cuerpo
y convertido en espíritu, pasa al mundo de los cielos.

La actriz se quita la ropa del galán
y la acomoda ceremoniosamente sobre el piso,
depositando una rosa roja sobre el cadáver.
Se viste de novia y retoma la acción que ejecutaba en su última aparición,
donde había pedido la ayuda de su galán.


 Escena 5
DUELO DE NOVIA

DANZA DANZA. SOLO DE DANZA CLÁSICA DONDE LA SEPARACIÓN DEL PISO ES ÚNICAMENTE DIEZ CENTÍMETROS. EL VILLANO OBEDECE A LA YA ARRAIGADA TRADICIÓN DE LOS DECIDORES DE POEMAS.

La novia llega corriendo desesperadamente en busca del galán
y lo encuentra muerto.
Trae en sus manos el corazón que el le regaló
y de tanto dolor, comienza a bailar su duelo…
 
… que más que duelo, ¡parece a un baile de quince años!
 
La novia danza desconsolada en toda la pista.
El tono de su interpretación es melodramático.
 
El villano se acerca al cadáver del galán,
le brinda sus respetos y lleva su féretro a enterrar…
No se ve a ningún familiar.
 
Al villano le entra la melancolía
y declama la “Oda al amigo que se fue”
 
“Cuando la luz del amanecer despunta al alba
y sale la luna amarga, de ayer,
me siento totalmente desmoronado por tu ausencia…

¡Oh! Amigo, cuanto lamento tu muerte,
Tu ausencia que deambula en este mundo sin razón.

Ya las liebres no encuentran su camino,
y los ciervos tiritan de frío.

¡Oh! Amigo, porqué nos abandonaste
tu ausencia revolotea en estos campos sin razón.

No te preocupes por tu mujer, yo te la cuido…
Y cuando el sol se ponga,
Recordaremos aquellos días en los que íbamos a caballo
y su cabello dibujaba las ondas del viento.

(Para sí) las noches eran inquietantes…

Te lo dije desde ese día amigo
Y te lo vuelvo a repetir
¡Esta yegua es para mí!
(Para sí) Pero la muy desgraciada escogió quedarse contigo…

¡Oh! Amigo, cuánto lamento tu muerte
Tu ausencia que deambula en este mundo sin razón.”
 
La novia sigue con su danza durante todo lo largo del poema,
hasta terminar, agotada física y emocionalmente,
reposando su cabeza en el hombro del villano.

Escena 6
EL ARTE DE LA SEDUCCIÓN

ESCENA ACTORAL. LES BAILAN LOS OJOS. ENAMORAMIENTO MEZCLA DE AÑOS 20 Y ACTUACIÓN HINDÚ

Foto: Andrés Peralta. Aparecen los actores-bailarines Mesi Walton y Rai Mundinho, Mahaney Art Center del Middlebury College, Vermont

La novia termina su dancita inexplicablemente en el hombro del villano.
El Villano se sorprende.
 
Al ver sola y desvalida a la novia el villano le coquetea
con una escena hindú de seducción: la novia acepta.
 
Subtexto:
 
Villano – No llores… ¡chiquita!
Novia – No me toques… ¡bárbaro!
Villano – ¿Qué dices? Tú viniste a llorar en mi hombro…
Novia – ¡Qué desdichada soy!
Villano – ¿Porqué lo dices?
Novia – ¿Te burlas de mi dolor?
Villano – Te consuelo… ¡muñeca!
Novia – ¡Ah!… Muñeca? mmm
Villano – Si… deja que te proteja con mis brazos.
Novia – ¡Suéltame! ¡Bruto!
Villano – Te lo pierdes…
Novia – …
 
El villano busca una nueva oportunidad
Villano – Te ofrezco el cielo y las estrellas… ¡te amo!
Novia – ¿En verdad?

La novia toma las manos del villano
y lo dispone en posición de casamiento de rodillas.
 
Villano – ¡Nada de eso! (sale corriendo)
 
La novia reacciona rápidamente.
 
Novia – Ven, mira… Te daré todos los privilegios (le enseña una pierna)
 
El villano repta hacia la novia.
Villano – ¡Así, si! ¡haremos lo que tu digas!
Novia – ¡A la iglesia!
Villano – ¡pjá! !pjum! coff! (accede)
 
La novia le pide dinero al villano para sus gastos.
El villano se lo niega (es judío).
La novia insiste.
El villano le entrega un billete.
La novia lo toma y le pide otro.
El villano accede a regañadientes.
La novia feliz se pone en el pecho los billetes.
 
Pasan cerca del cadáver amigo,
lo saludan con respeto
y el villano le ordena a la novia que recoja el vestigio del “otro”.
 
La novia obedece al villano e inmediatamente cambia de ánimo.
De la emoción va en busca de su velo de novia y comienza a bailar con él.
 
Movida por el erotismo de la seducción sueña que será amada,
que habrá placer en su vida y que, por fin,
vivirá feliz para siempre…

Y mientras la novia danza,
el novio se emborracha en una cantina pensando:
¡Ya me amarró la muy…!
 
Cuando el villano llega a la cantina abre su portafolio
 
El portafolio es la cantina.
 
Saca una botella de alcohol y a su compañero de parranda.
Ordena de beber para ambos al cantinero.
Un tercer borracho-muñeco
se acomoda en un marquito pequeño que lleva el villano en el portafolio.
 
Beben, conversan y juegan a las barajas.
 
Saca una con movimiento grande.
Saca una segunda la muestra al público
Cada carta tiene un significado diferente para el villano
y los aprovecha.
El tiempo se agota
y el villano guarda toda la cantina en su maletita-portafolio,
incluyendo a sus compañeros de farra.
 
La danza de la novia se desarrolla entre la exaltación alegórica del matrimonio y los piqués.
 

Escena 7
LA BODA

DANZA MEDIEVAL. TEATRO DE ACCIONES INSPIRADO EN EL CINE SILENTE

Foto: Andrés Peralta. Aparecen: los actores-bailarines Mesi Walton y Andrea Ruy Sánchez, ensamble de música de Gabi Kerfuffle Shapiro, Mahaney Arts Center del Middlebury College, Vermont

La novia luce hermosa con un ramo de perejil fresco y su velo esperando la llegada del villano que apenas está saliendo de la cantina.
La ceremonia está por comenzar.
 
La novia le chifla al villano para que se apure.
 
El villano es novio y paje a la vez.
Los primeros acordes de la música para la ceremonia han sonado.
 
El villano toma la cola del vestido de la novia
y avanza solemnemente al paso de ella…
 
No sin dejar ver que casarse se le hace difícil… ¡Está ebrio por ello!
Durante el recorrido de la novia,
el villano se encuentra con damiselas (en el público)
a las cuales brinda amores y saludos
lo que le distrae de su labor de paje.
 
La novia reclama al villano su falta de atención
y jala la cola de su vestido,
que inmediatamente es recuperado por el villano.
 
La presentación de los novios continúa,
y el villano aprovecha cada salto
para jugar con la cola del vestido de la novia
y poderle ver las piernas
y algo más…

La novia vuelve a llamarle la atención al villano
y ambos se preparan para una bella danza medieval.
 
Danza de compromiso:
La danza se compone de reverencias,
saludos, presentaciones, giros y cabrioles
graciosamente ejecutados por la pareja
entrelazados con acciones del ritual matrimonial
católico, apostólico y romano, religión que profesa la novia.
 
 En la danza reflejan el profundo amor que se profesan…
Por un momento la pareja deja ver toda la angustia que los oprime ayudados de una cámara lenta y gestos de angustia en el rostro.
 
Inmediatamente continúan
la bella y pacífica danza de recién casados.
 
La danza está llena de repeticiones, encuentros y alabanzas
que terminan en un elogio al amor y a la paz interior de los cónyuges.
 

Escena 8
¡FIESTA!

USOS Y COSTUMBRES. DANZA POPULAR SIN PRETENSIONES TÉCNICAS. CAOS ADORNADO CON SOLOS DE LUCIMIENTO QUE ACOMPAÑAN EL RITUAL DE CASAMIENTO.

Foto: Andrés Peralta. Aparecen: los actores-bailarines del Middlebury College,
Mahaney Arts Center, Vermont.

Esta es una danza en interacción con el público, ellos son sus invitados a la boda. Es una boda judía por parte del villano y católica por parte de la novia.
La novia y el villano quieren darles una sorpresa a los invitados.
 
Van en busca de confeti
y dulces de almendra confitada como dicta la tradición.
 
Se los tiran al público
 
La novia toma su ramo de perejil fresco
y comienza a bailar con él
ejecutando graciosos giros hasta que se lo avienta a los invitados.
 
El villano le aplaude.
 
Le toca el turno al villano de bailar con la liga de la novia.
Lo primero que hace es quitarle la liga a la novia.
El villano huele la liga para impregnarse del aroma de la entrepierna de su amada.
 
Con ese estímulo baila frenéticamente
hasta rematar con aventar la liga al público.
 
El villano termina tan contento
que decide entregarle unos regalos a la novia:
Un delantal rojo para cuando cocine recetas candentes,
una sartén para que le haga sus huevitos en la mañana,
y un pocillo en el que le servirá café todos los días restantes de su vida.
 
La novia lee los regalos de manera muy diferente.
Los regalos no serán para su placer sino representan la tortura de la vida cotidiana… y ella que pensaba que casarse era ¡glamoroso!

El villano le entrega el pocillo.
La novia intenta pegarle furiosa.
El villano recoge del suelo una caguama
y le sirve a la novia en el pocillo.
El villano aprovecha que la novia levanta la mano
para engarzarle el brazo
y brindar con los brazos cruzados como novios.
Beben.
 
El villano va por un noviecito- muñeco que les servirá para representar los aventones al aire que les dan a los novios en las bodas judías.
 
El villano toma en el aire al noviecito,
lo pasea por toda la pista sentado en su mano
y termina aventándolo, con alegría,
para continuar con la bebida y la bailada.
 
Novia y villano representan la fiesta completa.
 
Hay trenecito,
hay “todos bailamos iguales” como en un carnaval,
hay quebradita,
hay la culebrita,
y un trago entre juego y juego…
 
Terminan ebrios, tirados en el piso,
con el marco gigante de su fotografía de recién casados sobre ellos.

ACTO II

Escena 1
LA VIDA COTIDIANA

MÚSICA PARA FUNERALES DE OAXACA. AMBIENTE PRETENCIOSAMENTE KANTORIANO. ESCENA ACTORAL CON TITERES.

Al despertar, dentro del marco de la foto de bodas,
los novios se desconocen. No saben que se casaron.
Fue como una boda en las vegas, arrebato, fervor y confusión.
 
Despiertan
Se ven y se desconocen.
Se separan.
 
Pronto caen en la vida cotidiana, en una rueca del tiempo
que los arrastrará por lugares comunes de la convivencia en pareja,
tan violentos como sea necesario.
 
Rutina de casados.
 
Con la ayuda de un silbato,
el villano le ordena a la novia que se siente en su pierna.
Cubriéndose el rostro con su sombrero,
el villano le besa los pechos.
 
La novia reacciona con desconcierto:
 ella no sabía lo que implicaba casarse
y el sexo con el villano le parece asqueroso, porque lo es.

Él es un villano y no un galán que le llenará de cuidados y buenos modales.

Eso lo comprenderá perfectamente luego del tercer hijo.
Sus índices de frivolidad van descendiendo con el peso de la realidad.
 
El villano se pone de pie sobre la silla
y suena su silbato de nuevo.
El sostiene la falda de la novia
y le ordena que le haga sexo oral.
 
El villano se baja de la silla
y toma la canasta que está ahí junto.
De ella saca un hijo-fantoche
que le colgará a la novia como bolsa.
 
La novia avanza desconsolada con el hijo encima.
 
El la sigue.
 
La novia se detiene.
 
El villano le levanta el vestido
y pasa por debajo de ella… Le saca otro hijo-muñeco.
 
Ella se lo cuelga por delante.
Le pesan los dos hijos
Y sigue caminando con el peso de sus hijos que la hunden.
 
El villano se le adelanta y le da de regalo un tercer hijo.
 
La novia casi desfallece, su vida es muy gris.
 
El villano da un silbatazo desde la silla:
le ordena que venga con todos sus hijos
a “tomarse la foto de familia”
 
En la foto:
El villano está muy orgulloso de su familia.
La mujer está agotada de cansancio.

Escena 2
EL TRABAJO

TONO CHAPLINESCO. ESCENA CON ACTORES, MUÑECOS Y OBJETOS

La novia prepara al villano para que se vaya a trabajar.
Le cepilla el traje, le da su portafolio y un besito en la mejilla.
 
El villano sale de su casa muy chaplinesco.
Da saltos de alegría: su primera salida luego del tercer hijo.
Totalmente irresponsable, brinca de alegría hasta llegar a la cantina.
Abre su portafolio-cantina y saca a sus compañeros de juerga.
Se repite la escena de cantina resumiendo amigos, alcohol y plática.
 
Al anochecer, cierra su portafolio-cantina
y se regresa saltando a su casa.
Brinda con el público y entra brindando a su casa
donde lo espera la novia, abatida por la realidad.
El villano hace un cuatro para que la novia crea que no ha bebido.
 
La novia, cargada de hijos y preocupada por su tardanza,
recibe al villano con el límite de su resistencia en los ojos

Escena 3
LA NOVIA SE REVELA Y PELEA

ESCENA ACOMPAÑADA CON CANTO GITANO A CAPELA. DANZA GESTUAL. LA NOVIA SE MUEVE COMO MUÑECA ARTICULADA DE MADERA. DUELO: TU ALLÁ Y YO ACÁ (lo que enmarca la distancia)

Al entrar a su casa,
el villano ignora que la novia está harta de su irresponsabilidad.
La puerta de la casa es, en este momento, una zona de reclamos.
El villano se pasma: Es una batalla perdida.
 
Subtexto de la novia:
 
¡Alto!
¡Estoy harta!
De ti,
de todo esto:
¡Hijos!
¡Quehacer!
¡Tú!
¡Todo!
¡Te me vas!
 
Me has roto el corazón.
¡Estoy harta!
¡Te me vas!, ¡Te me vas!, ¡Te me vas!
¡Ahorita!
 
¡Estoy harta!
¡Te me vas!, ¡Te me vas!, ¡Te me vas!
¡Ahorita!
¡Estoy harta!
 
Se queda mirando atónita la partida del villano.
El villano se asusta y se va acongojado,
desamparado, solo, sin familia…
¡Ni caballo!

Escena 4
DE PATITAS EN LA CALLE

VOZ GITANA Y GUITARRA DOLIENTE. EL VILLANO DANZA Y FLAMENQUEA. LA NOVIA ACTÚA. ACCIONES INTERCALADAS CON PARTITURAS DE MOVIMIENTO EJECUTADAS AL MISMO TIEMPO

Foto: Andrés Peralta. Aparecen: Mesi Walton y Erika Torres en el Mahaney Arts Center

La novia:

Habita el marco
Ella misma es la imagen de la abandono
Se ve ahí, sola, con tres hijos y ¡sin marido!
(Y evoca a Glenn Close en la escena final de relaciones peligrosas)
Tiene pensamientos fatalistas…
El juego del amor ¡ha terminado!

Al lado de ella se encuentra el velo de novia y lo toma.
Se mueve de un lado al otro, arrastrando el velo.
El velo le cae encima y la cubre.
El velo transparente es su prisión.
Lo toca y le dice adiós a la imagen del villano que se aleja de ella.
Es su duelo de amor.

Carga a todos sus hijos
y observa por la ventana con tristeza y abandono.
Por alguna extraña razón los hijos no reaccionan…
Ah! son muñecos!

Casi involuntariamente decide perdonar al villano.

El villano:

El villano se va de la casa con su maletita.
Intenta y suplica con los ojos a la novia que lo perdone.
La novia se mantiene firme en su decisión y lo hecha de la casa.

El villano llega al bar- maleta
y descubre que su compañero de parranda yace muerto.
El villano intenta beber una cerveza y no puede,
El sentimiento se lo impide.

Se levanta asustado y piensa en suicidarse.
Todo ha cambiado de sentido en su vida.
Prueba primero con la pistola en las sienes y le da miedo.
Luego intenta en la boca y se muere de terror,
Derrotado por su propio miedo, el cansancio…
Y por las horas que se ha mantenido sobrio.
La cruda realidad maquina cambios en su interior.

De pronto, nace la dignidad en su rostro.
Seguro de poder realizar cambios profundos en su interior,
decide regenerarse.
Baila con el entusiasmo de un sobreviviente a una catástrofe familiar.
 
Decide merodear a la novia y su camada.
Se muestra él mismo como un corcel brioso.
Sabe que hay dolor en su alma,
Pero se atreve a reconquistar a su amada,
Acercándose al penoso… ¡me equivoqué!
 
Se acerca a la ventana,
Casi como un fantasma.
Le ofrece a la novia una rosa.
La novia come la rosa en señal de deseo y amor…
O ¿porque no ha comido en días?
El villano sigue su camino y se prepara para partir…
¿Hacia la novia?
No se sabe…

Foto: Eduardo Cervantes. Aparecen Mesi Walton y Erika Torres en el Mahaney Arts Center

Escena 5
LLAMADO DE NOVIA

CORRESPONDE A LA TRADICIÓN DE LA DANZA PENDULAR. LA ACTUACIÓN ES UNA MEZCLA DE ESTILO HINDÚ Y CINE MUDO. ESCENA ACOMPAÑADA CON CANTO GITANO A CAPELA

La novia llama al villano:
 
N.- (Le grita): ¡ven!
N.- ¡Ya estoy bien!
N.- ¡Te extraño!
 
Repite:
 
N.- ¡Si no vienes me muero!
N.- ¡Por favor!
N.- ¡Ven! ¿Si? ¡Ándale!
 
El villano regresa a su casa con flores para la novia
Con “la cola entre las patas”.

Escena 6
RECONCILIACIÓN Y FANFARRIA

DANZA POPULAR AMOROSA Y LOCA, CON ALGUNOS TOQUES DE MELODRAMA

Demostraciones de amor entre rock and roll.
Bailan con los hijos quebradita Y algunos pasos rusos.
Solos de lucimiento y Fanfarrias.
Y listos para la foto familiar.
 
El villano le entrega una flor a la novia y aplaude de emoción.
Se abren como de rock and roll.
El villano jala a la novia para que de vueltas frente a él y la observe.
Al final de su recorrido, la novia extiende la mano para que la bese el villano.
El villano lo hace.
 
Ella lo jala hacia la canasta de los niños.
El se sorprende.
Llegan y le zampa al hijo 1
Ella aplaude.
La novia se pone el hijo 2
El villano aplaude.
Ambos agarran al hijo 3 de la mano,
le hacen palomita y lo dejan volar con el impulso sin verlo:
Símbolo de que es el más grande
y en algún momento tendrá que hacer su vida
y que no lo detendrán.
 
Dan saltos rusos
Bailan con los hijos que traen colgados
dando vueltas y en balanceos
Hacen sus solos.
FANFARRIAS.
 
Mientras la novia se va hacia atrás,
el villano aprovecha para chasquearle los dedos y ordenarle
que valla por el marco de bodas para la foto de familia.
La novia le deja en claro que a el le tocará lavar los platos de la fiesta…
 
La novia están lista con todo e hijos para la foto
y el villano termina su solo de lucimiento
y se integra con ellos en el último momento.
¡Foto familiar!

FIN

Es la historia de un amor como no hay otro igual…

Erika Torres
Actriz, bailarina, coreógrafa, diseñadora de vestuario e iluminación, fotógrafa escénica, docente y escritora. Ha desarrollado su trabajo en México, Costa Rica, Estados Unidos y Europa. En 2000 recibe la Medalla al Mérito Artístico otorgada por el Gobierno de Yucatán. Su trabajo aborda el estudio de la naturaleza del pensamiento caótico y su expresión en el habla, la escritura y la escena; la relación entre sonido y movimiento, simbiosis e independencia en el discurso escénico, especializada en interdisciplina. Ha dirigido más de 30 producciones coreográficas con las que ha recibido becas para estudios en el extranjero por el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Relaciones Exteriores, becas nacionales otorgadas por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, el Premio del Público y dos veces premiada como mejor bailarina en el Festival Internacional de Danza Contemporánea Lila López. Representó a México en el Festival Internacional de Coreógrafos de Costa Rica y en la inauguración de Les Bains Connective Art Factory de Bruselas. Sus coreografías son producciones realizadas para el Festival de Arte Contemporáneo de León, Guanajuato, el Festival Internacional Cervantino, el Festival Internacional Música y Escena, el Foro de Música Nueva Manuel Enríquez y el Festival Eduardo Mata. Es directora de teatro para cuatro producciones de las siguientes instituciones y programas: el Centro Nacional de las Artes, el Teatro de la Ciudad, el Festival Internacional Cervantino y el Programa Nacional de Teatro Escolar. En ópera, ha trabajado en dos producciones con el Estudio de Opera de Bellas Artes para el Festival Internacional Cervantino y ha sido coreógrafa de óperas del compositor mexicano Víctor Rasgado desde el 2009. Actualmente trabaja con la Compañía Nacional de Ópera desde 2019 y en producciones de ópera del Teatro del Bicentenario desde 2012.