En esta pandemia, todos hemos descubierto que los mapas de nuestro andar pueden ser asombrosamente variados