Para el arte siempre es un buen momento

Arte público, arte para las masas, arte trascendente para liberar de la escolástica seca y llevarla a la tremenda realidad social que nos circunda y nos hiere.

David Alfaro Siqueiros

El pasado 31 de julio se presentó un evento cultural gratuito independiente denominado 2021LA VULVA AZUL, con participación de dieciséis artistas, quienes enviaron obras, de manera presencial y otros virtualmente. También contó con la actuación de un performance a cargo del Mtro. Juan Ramón Góngora, Mercy García y Tania Sandoval a partir del texto “Pandemia, la sombra de la rabia” de Zindy Abreu y el show travesti de Cherry de la Fontaine. Participaron en el área literaria, los escritores Adán Echeverría, Zindy Abreu, Mercy García, Armando Pacheco y Saulo de Rode, así como los artistas visuales Ligia Chan Brito, William Fraga, Ricardo León Alfaro, Manuel May Tilán, Eduardo Paredez, Ugggo y Aké Vera. Este evento se realizó en la Galería “Amorcito Corazón”, espacio ofrecido por Bekina Fernández, excelente promotora de Pedro Infante en Yucatán.

A pesar de la pandemia y los escasos recursos destinados a la Cultura, 2021LA VULVA AZUL, logró el cometido de reactivar el arte que parece agonizar en nuestros días ya que, con las debidas medidas de seguridad, asistieron a la Galería una docena de personas a disfrutar de las obras, lectura de poesía y performance. Este vento organizado por el artista visual Uggo, con la colaboración de Manuel May Tilán, se estableció como un acto de confrontación directa a los sistemas culturales que están colapsando en nuestros días. Es una muestra de que las creaciones independientes jamás morirán pues se generan con recursos propios de artistas comprometidos y creyentes de que el arte debe ser incluyente y para difundir la cultura siempre es un buen momento.

La cultura es una de las grandes damnificadas en esta pandemia. En todo el país retiran apoyos, no hay recursos, cierran espacios; entre estos podemos mencionar la Unidad Editorial de la SEGEY, el Teatro Yucatán, y más recientemente el MACAY. ¿Porqué a nadie le importa? ¿Por qué los artistas no se manifiestan? A alguien más le interesa tener las mentes enchufadas a un televisor o en el Tiktok, todos pensando y bramando como corderos trasquilados, a más por la economía. Si todos pesnamos lo mismo es más fácil manipularnos. Perdemos identidad. Por esta razón es tan importante activar el arte. Un pueblo ignorante es más fácil de gobernar decía Einstein. El arte, además de deleitar y educar, debe confrontar, mover las neuronas, sensibilizarnos y ese fue el tema a tratar en el performance: “Pandemia, la sombra de la rabia” de Zindy Abreu.

Si el arte no sirve para una causa de revolución social, entonces estamos hablando de una muestra de masturbación. Mientras el arte siga en manos de fascistas y especuladores, al servicio de los más mezquinos intereses estamos perdidos.   

David Alfaro Siqueiros
Zindy Abreu Baron
Mérida, Yucatán, México. Narradora y poeta. Promotora cultural, pintora y entrenadora de ajedrez. Ha recibido distinciones a su trabajo literario como el Segundo lugar en el Concurso Nacional de Cuento “José Revueltas”, 2005 y Primer lugar en su emisión 2007. Recibió el Premio Nacional de Cuento de la UADY “Jesús Amaro Gamboa”, 2009 y Primer lugar en el Concurso Nacional de Poesía “Salvador Díaz Mirón”, del mismo año. Obtuvo el Premio de publicación del Fondo de Ediciones y Coediciones Literarias del Ayuntamiento de Mérida, Yucatán. (2019) Ha impartido diversos talleres de 2014 a 2018 a niños y públicos vulnerables. Coordinó una sala de lectura y taller literario en el Centro de Readaptación Social Femenil de Yucatán. Su obra ha sido antologada en libros como “La mujer rota”, Antología Internacional de Poesía en homenaje a Simone de Beauvoir (2008); “Mujeres en prisión y otros relatos” (2007) y “Perversiones” de Atorrantes (2019). Ha publicado en periódicos locales e internacionales y en diversas revistas literarias. Participó en el Taller de Escritura Femenina del Cereso de Mérida coordinado por la escritora Verónica García Rodríguez, así como en el Taller de Narrativa de Carlos Martín, en los Talleres de Poesía de Ramón Iván Suarez Caamal y Francisco Lope Ávila y más recientemente en el Taller Atorrantes.