Poesía Cantos de amor y distancia de Erika Torres

Todos los cielos no son azules

A los cientos de veces compartidos los silencios
suben a las ramas del viento
dos guajolotes repetidores del alma:
 
Fualalá lalá- fuala lalé- moviendo el moco,
fualalá lalá- fualalá lalé- la lluvia pronto vendrá
y contaremos sus gotas al aire
y multiplicarán sus cantos al toque de tierra.
Canto con lágrimas de nuestros muertos
fualalá lluvia tierna de mi corazón,
fualalí mi cielito
“Tú como yo en espejo,
yo en mi canto,
tú mi reflejo…”
 
Canto de piel -los pavos  repiten-
lunas y soles en un aliento
sin percibir las fuerzas
sin habitar los tiempos
sin que las luchas de distancias
provoquen acercamientos.
Sin permitir si quiera pensar
que la dicha de uno es la del otro.
Por vocación, por convicción,
venga el canto del espejo
y la dicha del reflejo
crea cosecha del tiempo
del te vi, me fui, te irás.
 
Una vez cantada la danza de las verdades
todas las colas se abren
todas las plumas se muestran,
en un silencio profético
anuncian con decisión:
 
Todas las aves de tierra tenemos las mismas plumas
no es lo mismo lo mismo
pero sí la misma misma.
 
Todos silban las mismas sumas
todos suman las mismas plumas
 
son la repetición del alma
ser reflejo de la espuma.
 
Y un credo nace del pecho que silva la más verdad:
 
Que el pavo es ave y no vuela
que canta y no revela,
pues repite desmembrando
la palabra resonando
-acertijos, es posible-
a la noche, al bochorno, a la dicha y al candor.
 
El canto del guajolote
Fualalá fualalé lalí
fue creado para descubrir
el devenir del discurrir.
Común el canto, común el hombre,
en el canto de la repetición
el cuerpo multiplicado
del discurso atorado.
El que afirma para sí
su estoy aquí, torna en llanto
su no me voy en un sufrir
su repetir en el intento
su sonreír el escupir…
Y repite lo irrepetible
sabiendo la diferencia
del canto y el aleluya,
la vida y la suerte tuya
es danza de la razón.
 
Fualalá- lalá- lalí
fualalá-por ti y por mí.
 
 
Erika Torres
Actriz, bailarina, coreógrafa, diseñadora de vestuario e iluminación, fotógrafa escénica, docente y escritora. Ha desarrollado su trabajo en México, Costa Rica, Estados Unidos y Europa. En 2000 recibe la Medalla al Mérito Artístico otorgada por el Gobierno de Yucatán. Su trabajo aborda el estudio de la naturaleza del pensamiento caótico y su expresión en el habla, la escritura y la escena; la relación entre sonido y movimiento, simbiosis e independencia en el discurso escénico, especializada en interdisciplina. Ha dirigido más de 30 producciones coreográficas con las que ha recibido becas para estudios en el extranjero por el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Relaciones Exteriores, becas nacionales otorgadas por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, el Premio del Público y dos veces premiada como mejor bailarina en el Festival Internacional de Danza Contemporánea Lila López. Representó a México en el Festival Internacional de Coreógrafos de Costa Rica y en la inauguración de Les Bains Connective Art Factory de Bruselas. Sus coreografías son producciones realizadas para el Festival de Arte Contemporáneo de León, Guanajuato, el Festival Internacional Cervantino, el Festival Internacional Música y Escena, el Foro de Música Nueva Manuel Enríquez y el Festival Eduardo Mata. Es directora de teatro para cuatro producciones de las siguientes instituciones y programas: el Centro Nacional de las Artes, el Teatro de la Ciudad, el Festival Internacional Cervantino y el Programa Nacional de Teatro Escolar. En ópera, ha trabajado en dos producciones con el Estudio de Opera de Bellas Artes para el Festival Internacional Cervantino y ha sido coreógrafa de óperas del compositor mexicano Víctor Rasgado desde el 2009. Actualmente trabaja con la Compañía Nacional de Ópera desde 2019 y en producciones de ópera del Teatro del Bicentenario desde 2012.