Poesía La letra es rostro de tinta Erika Torres

Préambulo

El número, la letra, la voz,
los intermediarios de la razón,
sepulcrada entre tanto vacío,
quizá concreto, quizá indefinición.  

Tanta tinta corriendo entre las venas de los días,
tanto sin planear como el tumulto del encanto,
Arremolinado, mezclado, esfumado…  

Refugió en tres puntos todo lo que no pudo decir ese espacio nuclear;
explosivo, concurrente y matemático.
Ese equilibrio romántico, falto de experiencia tangible,
ausente de la burocracia del decir.
Cuánto quebranto, cuánta insuficiencia.  

Todo el mundo es capaz de un silencio de tres puntos,
línea vital, ensayo del sollozo,
mi añoranza, mi luz esfumada, mi soledad.    

Sementera

Cuando se estrena un cuchillo no se hiere, se disfruta. Ha sido en tu rostro que lo he percibido: El brillo en tus ojos y lo acuoso de tu boca presenciaban mi muerte nueva, goce de los dioses del olvido. Cada segundo podía contarse como mecha para una quimera, pero el negro despertar en su madrugada, suprime la duda de la existencia misma.  

Todo nivel tiene sus reglas, aquel consistía en completar un rompecabezas con diferentes cuerpos.

Cuando se estrena un cuchillo no se hiere, se comprueba su calidad. Escarbo como un conejo asustado, lo tiemblo, lo encuentro en esa mirada azul Antonio, triste, melancólica y repelente. No es el dominio de un lenguaje ausente, es la noche como una carcajada quebrantando los cielos, como un pescado bien ahumado pero vivo y con tres opciones en la mente, siempre tres.    

Option 1

Todo en el cielo se ha dividido,
y esta noche, sueña la misa del amanecer.
Lo bello ha quedado en suspenso
y su pecho vuela como trueno.
¿Lo ves?  

Scheinbar tiefen Wald, Verschwindet mit seinem Licht.

Cuando la cigarra llegue a su rostro,
la nariz cosquilleará su felicidad,
entonces habrá una puerta abierta:
verá a los niños del alba,
se mojará en su llanto,
se encontrará feliz…
con un retorno en la esquina
y un paraíso desconocido.  

Entonces una luna quebrará su rostro de barro blanco,
su estómago de galleta, su vientre de betabel,
jugoso, dulce, circular.
Ella lleva un hijo en la mano,
camina con él en vida y en muerte,
sueña la redonda caída dentro de sí,
la suavidad de gaviota que lleva en los labios:  

¿qué es lo que tienes? –pregunta la luna a Antonio-  

Mira que el deseo se puede cumplir
y que el viento batirá en tu rostro delicado
que he roto con mi voz.  

Mira que tus ojos cerrados son bellos
y que la nube que los cubre desaparecerá en el marco de tu sonrisa.  

Mira que el tiempo de existencia cosquillea tus cabellos
y que la locura se ha tornado en rizos
y que los rizos son dueños de la alegría que inunda tus pies.  

Esta no es una carta de conquista, Antonio,
es un intento de tocarte en tu encierro,
¿quién eres tú, que no abre la puerta al otro niño?
¿quién ha matado y sembrado ese silencio?  

No importa,
es bueno conocer la imagen de mi espejo en ti,
la tronada casualidad de tu mirada
¿quién nos ha soñado juntos en este instante?  

Bien que has fumado esas noches con garganta abierta,
descarnando el rojo y el azul de tu existencia.  

No es belleza, Antonio, no es nombre,
es la gaviota que a pasitos se ha acurrucado en ti.
Muchos besos te ha dado con su pico,
¿te han parecido dolorosos?
¿has descubierto una llaga?  

Cuéntame la vida de ensueños que hay en ti. No soy tu amor, ni soy nadie. Soy el otro, afuera, helándose, tokonoma para tu carne, agujerito, escondrijo de duende, melancólico habitante…  

Ich hätte gerne ein Lächeln, das zu dir zurückkehrt.

La letra es rostro de tinta, es lento ritardando del momento anterior.

Option 2

En el regreso, solo uno recuerda bien su nombre retumbando en la cueva de los tiempos del corazón combativo. Este ritual diario de existir lo llevaba consigo desde tiempos inmemorables. Las luchas estimulaban la ardiente sangre que brotaba de su boca cada vez que soñaba el feto del mundo. Cuenta que la mezcla de razas entre los elementos había dado vida a este ser. Que su origen, mezcla de risas de helio y magnesio, hacían que la órbita pareciera no constante, no perfecta. Se creía que pertenecía a la familia del tiempo al revés y que si podía distinguirse, la última nota de su nombre te daba la impresión de lo contrario. Los demás habitantes de este reino flotante la miraban con recelo. Tenía ojos lluvia y dientes de roca amarilla que les hacía recordar los tiempos de cueva que no se repetirían más que en ella.
Caminaba en círculos con su gran abrigo de tierra y noche. No importaba si su huella caía de la órbita hacia el resto del universo. No sabía que tocaba los vientres de los nuevos seres de esa manera y que estimulaba su nacimiento acelerándolo 10 veces por segundo. En realidad era el corazón que la hacía caminar. Cada latido era una costra que caía de la cueva de los tiempos, cada paso era un encuentro con seres diversos que proyectaban sus figuras en los ojos de ella, cayendo de inmediato por la lluvia que de ellos brotaba. Sus labios eran el movimiento del silencio. La sangre se le agolpaba a cada partícula de piel mientras su viaje por el universo.  
Jedesmalwenn ich 3 zähle, bücke ich mich wenn der Komet vorbei kommt
und der zündet meine Haare an…  

Option 3

Rostro práctico para situaciones inesperadas.  

Tu no tienes que dar explicaciones.
Cada monte ha sido tan verde como el sol ha querido.
Tiemblas y la luna dibuja chocolates amargos en tu bostezo desesperado. No puedes más.
Esa soledad es una lumbre que publica tu alma.
Mientras duermes, sale un nido de esperanzas en cada oreja.
Hay palabras que cantan y corazoncitos latiendo huérfanos de signo.  

Es de noche
cuando el beso profundo del silencio visita los grillos de mi jardín otorrino,
llega una voz de insecto que se permite gorgorear
las mil y una letras de su abecedario.    
Es müsste die Erinnerung eines Blickes in den Himmel sein,
dass mich in dieses Tal bringe…    
Toda frescura se siente si es que ha sido vivida.
Y la luz que antes prolongaba vidas futuras,
tiene un filtro de ambientes ocres que de pulpa ha usado mi corazón.
Caminaría hasta encontrar el siguiente hormiguero.
Ha sido tiempo de lluvias.    

Wirbel als Geschenk

Se ha desprendido el pellejo de los labios por el frío. Sangra un poco la piel abierta, el párpado caído, la angustia misma.  

Carrusel de almas, árbol de abrigos, diente de perro
Carrusel de perro y de abrigos y dientes
Dientes tienen los abrigos
Sueños los perros
Almas los sueños
Carrusel de abrigos con perros
Alma de diente
Perro de abrigo
Un perro
Tres dientes
Siete abrigos
Almas del carrusel
Giro
Giro de perros y abrigos
Diente que gira
Sueño y abrigo
Tres dientes
Tres libros
Y tres perros con dientes en un libro de sueños
Carrusel alma de abrigo
Carrusel con dientes
Libro escondido        

Essen, Alemania 1997

Erika Torres
Actriz, bailarina, coreógrafa, diseñadora de vestuario e iluminación, fotógrafa escénica, docente y escritora. Ha desarrollado su trabajo en México, Costa Rica, Estados Unidos y Europa. En 2000 recibe la Medalla al Mérito Artístico otorgada por el Gobierno de Yucatán. Su trabajo aborda el estudio de la naturaleza del pensamiento caótico y su expresión en el habla, la escritura y la escena; la relación entre sonido y movimiento, simbiosis e independencia en el discurso escénico, especializada en interdisciplina. Ha dirigido más de 30 producciones coreográficas con las que ha recibido becas para estudios en el extranjero por el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Relaciones Exteriores, becas nacionales otorgadas por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, el Premio del Público y dos veces premiada como mejor bailarina en el Festival Internacional de Danza Contemporánea Lila López. Representó a México en el Festival Internacional de Coreógrafos de Costa Rica y en la inauguración de Les Bains Connective Art Factory de Bruselas. Sus coreografías son producciones realizadas para el Festival de Arte Contemporáneo de León, Guanajuato, el Festival Internacional Cervantino, el Festival Internacional Música y Escena, el Foro de Música Nueva Manuel Enríquez y el Festival Eduardo Mata. Es directora de teatro para cuatro producciones de las siguientes instituciones y programas: el Centro Nacional de las Artes, el Teatro de la Ciudad, el Festival Internacional Cervantino y el Programa Nacional de Teatro Escolar. En ópera, ha trabajado en dos producciones con el Estudio de Opera de Bellas Artes para el Festival Internacional Cervantino y ha sido coreógrafa de óperas del compositor mexicano Víctor Rasgado desde el 2009. Actualmente trabaja con la Compañía Nacional de Ópera desde 2019 y en producciones de ópera del Teatro del Bicentenario desde 2012.